También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Tiempo clásico en La Linterna

Oviedo, reino de la Zarzuela

Toda la actualidad de la música clásica con el experto Carlos de Matesanz.
Teatro Campoamor de Oviedo
Teatro Campoamor de Oviedo

Comienza el XXI Festival Teatro Lírico Español Oviedo 2014, que auspicia el Ayuntamiento de la localidad y que es una de las citas imprescindibles de la música española cada año, con el Teatro Campoamor como espléndido marco. Cuatro títulos que convierten a la zarzuela y la ópera española en protagonista de la actualidad musical: “El juramento” de Gaztambide, que se ofrece en la alabada producción de Emilio Sagi para el Teatro de la Zarzuela la pasada década (meses de febrero y marzo); “Entre Sevilla y Triana”, zarzuela poco conocida de Pablo Sorozábal (abril); “Marina” de Arrieta (abri-mayo) y el recientemente presentado “Curro Vargas” (junio), en la espantosa producción escénica dirigida por Graham Vick. Cada uno de los títulos tiene su interés: la dirección de Miguel Ángel Gómez Martínez es, además de la simple y  bella propuesta escénica, uno de los puntos fuertes de “El juramento” que abre el Festival. Para “Entre Sevilla y Triana” se cuenta con un nuevo montaje coproducido por  el Teatro Arriaga de Bilbao, La Maestranza de Sevilla, los Teatros del Canal de Madrid y Teatro Campoamor de Oviedo. En “Marina”, como suele ocurrir con esta zarzuela tan operística, el interés está centrado en el cuidado reparto que encabeza la encantadora soprano Sonia de Munck; y en “Curro Vargas” lo realmente importante es la descomunal, exigente y poco tocada partitura de Chapí, mucho más cerca de la ópera que de la zarzuela.Novedades discográficas.- Aunque últimamente se centra mayoritariamente en reediciones de registros de diversas procedencias, el sello económico Brilliant también lanza nuevas grabaciones. Tal es el caso de “Les Galanteries”, el último disco del conjunto Artemandoline, que lideran los españoles Juan Carlos y Manuel Muñoz (mandolina y guitarra) y que ofrece música del siglo XVIII de compositores afincados en París tan poco frecuentes como Giuseppe Zaneboni, Pietro Denis, Paolo Altieri, Cristoforo Signorelli, Joseph Carpentier, Wilhelm Cramer o el español Salvador Castro de Gistau. Aunque, en lo que al rescate de nombres olvidados se refiere, el mayor logro es el del disco, realmente redondo, que el magnífico Cuarteto Kodály, con Ginevra Petrucci a la flauta, dedica a los Quintetos Op. 51 del germano-danés Friedrich Kuhlau, contemporáneo y defensor de Beethoven, con quien tuvo trato personal.    Aparecen, además, dos cajas de música checa para tecla de gran interés, también con nuevos registros. Así, la integral de la música para piano en cuatro discos de Josef Bohulav Foerster (1859-1951) a cargo de la pianista americana Patricia Goodson, gran especialista en música checa, y la obra completa para clave –incluyendo piezas de cámara, canciones y cantatas- de Georg (o Jiri Antonín) Benda (1722-1795), el más destacado representante de una dinastía de músicos checos que llega desde el siglo XVII hasta la actualidad; la interpretación, en caja de seis discos, corre a cargo del clavecinista Micchele Benuzzi que, además, dirige al Ensemble Arcomelo.Oviedo, reino de la Zarzuela

Lo más visto