También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Complicada novillada de Sánchez Herrero

Oreja "in extremis" para Javier Jiménez en Las Ventas

Una oreja en el sexto cortó este domingo en Las Ventas el novillero sevillano Javier Jiménez del único novillo potable de un encierro áspero y muy complicado de Hermanos Sánchez Herrero. Miguel Maestro y Daniel Martín se fueron de vacío.
Javier Jiménez con la oreja cortada este domingo en Madrid....
Javier Jiménez con la oreja cortada este domingo en Madrid. LAS-VENTAS.COM
  • cope.es
  • cope.es

Madrid, domingo 4 de agosto de 2013. Un cuarto de plaza. Cinco novillos de Hermanos Sánchez Herrero, bien presentados, con genio, complicados y hasta con peligro. El más toreable, el sexto. El quinto fue un "remiendo" de Javier Molina, manso y sin fuerzas. Miguel Maestro, silencio en ambos. Daniel Martín, ovación tras aviso y palmas tras aviso. Javier Jiménez, palmas y oreja tras aviso.Una novillada difícil como pocas, de esas en las que los toreros pasan las de Caín por las muchas complicaciones tienen que librar, y más aún si se trata de novilleros que por las ganas, muchas veces desmedidas, que suelen mostrar cuando acuden Madrid hacen que los tendidos vivan la tarde con una congoja fuera de lo común.De entre los tres actuantes destacaron Daniel Martín, a las puertas de una inminente alternativa, y, sobre todo, Javier Jiménez, todo pundonor con el único novillo con opciones, el sexto, al que cortó una oreja tras una faena de muchos arrestos.Martín sorteó en primer lugar un auténtico "barrabás", que derribó en el primer de los ¡cinco! encuentros que tuvo con el caballo, donde, además, cobró de lo lindo, y que, por si fuera poco, tuvo hasta peligro en la muleta: embistiendo rebrincado y al paso, "acostándose" y defendiéndose con la cara por las nubes.Con semejante panorama no le quedó otra al salmantino que andar con firmeza y mucha decisión para robar algún que otro muletazo de notable mérito en el epílogo a base de tragar una barbaridad. Gran actitud de Martín, seguro y capaz para lograr sacar petróleo de un pozo vacío, justificándose con creces.El sobrero de Javier Molina que hizo quinto tampoco se prestó, y no por complicado, como los cinco titulares, sino por manso y blando.A pesar de ello Martín anduvo a buen nivel, tirando con mucha suavidad de las endebles embestidas de su antagonista en una faena reposada, en la que brotaron buenos muletazos, con cadencia y expresión, aunque, eso si, fueron medios muletazos, todo hay que decirlo, pues el animal, que fue perdiendo fuelle poco a poco, nunca acabó de pasar, sin emplearse en ningún momento.No tuvo tampoco demasiadas opciones Javier Jiménez en su primero, utrero de informales y descompuestas embestidas, que unas veces la tomaba (la muleta), aunque sin humillar, otras acortaba el viaje, sino se colaba por el derecho.No obstante anduvo digno el sevillano en una faena valiente y tesonera, aderezada con un par de muletazos aislados de buen trazo, y muy bien rubricada con una estocada de efecto fulminante.El novillo que cerró plaza fue el menos malo de los titulares, pues al menos se movió, aunque sin acabar de descolgar y punteando los engaños. Jiménez, que quiso mucho en todo momento, se confió más de la cuenta, lo que le costó dos volteretones que aquí te espero en los inicios de faena.No obstante, la impresión del doble percance, el aguante que mostró el novillero en los muchos parones que pegó el astado, y algún que otro pase de cierta enjundia fue lo que llegó a la gente, a la que acabó de meterse en el bolsillo con unos valentísimos y emocionantes estatuarios. Cortó una oreja.El peor parado fue el debutante Miguel Maestro, que no tuvo tela que cortar en su primer turno frente a un novillo berreón y con muchas complicaciones, metiéndose por el pitón derecho y enterándose además de que iba la película, acortando y buscando los tobillos del hombre, que anduvo por ahí, con precauciones, e incluso pasando algún apuro que otro.Ya con el cuarto, otra alimaña con mucho genio y malas ideas, haciendo hilo constantemente y buscando con saña a los de luces, Maestro simplemente no quiso ni verlo, en un proyecto de faena que no duró ni dos minutos antes de ir a por la espada.

Lo más visto