También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TIEMPO CLÁSICO EN LA LINTERNA

Ópera italiana en Barcelona y Palma de Mallorca

Todas las novedades de la música clásica con el experto Carlos de Matesanz.
El Liceu de Barcelona.
El Liceu de Barcelona.

El Gran Teatro del Liceo de Barcelona estrena estos días una nueva producción de uno de los títulos perfectos para introducirse en el mundo de la ópera: la simpática comedia en dos actos “Don Pasquale” de Gaetano Donizetti, obra cumbre del género bufo que es graciosa, ágil y de extensión moderada. La nueva producción liceística contará, además, con la dirección (y también figurines) de un especialista en comedia lírica: Laurent Pelly; lástima que su concepción visual del espacio no suele ser especialmente atractiva. En la parte musical, el éxito está asegurado por un doble reparto muy adecuado, encabezado por los veteranos bajos bufos Lorenzo Regazzo y Roberto de Candia. Se darán diez representaciones entre el 16 y el 27 de junio.Mientras, en el Teatro Principal de Palma de Mallorca se preparan para la reposición del mayor éxito de su temporada pasada: “Otello de Giuseppe Verdi. El haber puesto en escena esta comprometidísima ópera con un reparto totalmente español fue un riesgo que se saldó con tal éxito que este año se repone, para cerrar la temporada mallorquina, con la misma sencilla pero eficaz puesta en escena de Romero Mora y un reparto prácticamente igual. Cambian tanto el director musical –que pasa a ser el solvente y enérgico Yaron Traub, único nombre no español del reparto, pero hace tiempo radicado en nuestro país como titular de la Orquesta de Valencia- como la soprano encargada de dar vida a la dulce Desdémona, que será la madrileña Belén López. Los protagonistas masculinos volverán a ser el sufrido tenor Albert Montserrat como Otello y el barítono Ángel Ódena como el pérfido Iago, que se llevó el mayor triunfo personal de las funciones de la temporada pasada.NOVEDADES DISCOGRÁFICASContinuamos en el campo de la lírica al presentar el debut de la soprano Delia Agúndez en el prestigioso sello Enchiriadis, dedicado a piezas para voz sola y continuo de Henry y Daniel Purcell. Si bien la obra del primero -considerado el compositor preeminente de las letras musicales inglesas- goza de un amplio reconocimiento por el público general, gran parte del legado de su hermano menor permanece aún inexplorado. La soprano cacereña nos propone en “The Purcells” un paseo por la música de ambos hermanos y con él contribuye a la recuperación y promoción de la figura de Daniel. Junto a ella, algunos de los músicos historicistas españoles más valorados: Manuel Minguillón al archilaúd y a la guitarra barroca, Laura Puerto al clave y órgano y Ruth Verona al violonchelo.En cuanto a reediciones, también la ópera se lleva lo suyo con tres incorporaciones a la serie económica Brilliant Opera Collection procedentes del extinto sello Berlin Classics. Tres títulos completos de ópera alemana, con magnífico sonido e interpretaciones de lo más adecuado. Especialmente “Genoveva” de Robert Schumann –única ópera del compositor- de la que ahora se reedita la que es su mejor grabación en estudio (y creemos que única, porque la de Harnoncourt es en vivo): la registrada en su día (1970) para EMI –que posteriormente comercializaría Berlín y ahora también Brilliant- por la prestiogiosa Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig dirigida por su titular Kurt Masur, acompañando a un reparto imponente, que incluye los grandes nombres de Edda Moser, Dietrich Fischer-Dieskau y Peter Schreier.Éste último es también protagonista en “Palestrina” de Hans Pfitzner. El tenor sajón se pone las botas en esta monumental ópera (3 CD’s) tan poco conocida, tan hermosa y exigente, y que sólo cuenta con una grabación en estudio (la dirigida por Rafael Kubelik para Deutsche Grammophon). La que aquí se presenta fue registrada en vivo –con buena toma sonora- en la Schauspielhaus de Berlín en dos tandas bien diferenciadas: los actos I y III en 1986 y el II, en 1988. Acompaña a Peter Schreier un extenso elenco de solistas eficaz como conjunto –nombres habituales en la Staatsoper berlinesa en aquella época- y, sobre todo, la Staatskapelle de Berlín dirigida magníficamente por el experimentado kapellmeister Otmar Suitner.Otra gran Staatskapelle, la de Dresde, es la auténtica protagonista de uno de los poquísimos registros de estudio de una curiosa muestra de verismo alemán: “Tiefland” de Eugen d’Albert, basada en el drama “Terra Baixa” de Albert Guimerá. La grabación (que, salvo error, no había circulado antes por nuestro país) es de 1963, espléndida técnicamente para la fecha, y está dirigida por un maestro totalmente desconocido por nuestros pagos, nacido en el siglo XIX (1898): el hamburgués Paul Schmitz. Como en el caso anterior, el elenco luce más como cohesionado equipo totalmente adecuado a cada papel, que por las individualidades, con nombres –Heinz Hoppe, Hanne-Lore Kuhse, Ernst Gutstein- poco conocidos pero muy solventes, entre los que sobresale el Tommaso cantado por el bajo-barítono Theo Adam. Esta ópera, como la “Genoveva” schumanniana, se presentan en caja compacta de dos cedés.Ópera italiana en Barcelona y Palma de Mallorca

Lo más visto