También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Desde octubre la provincia de Castellón registra un déficit hídrico del 65%

El obispo de Segorbe-Castellón pide que se rece por la lluvia

El obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, monseñor Casimiro López Llorente, pide que a los sacerdotes que incluyan una oración particular del Misal Romano en las misas para rezar porque la lluvia acabe con la sequía en nuestras comarcas y los problemas que acarrea en la agricultura y en el monte con el elevado riesgo de incendios.

“Concédenos la lluvia necesaria, a fin de que ayudados con los bienes de la tierra, anhelemos con más confianzas los bienes del cielo”. El obispo defiende un uso responsable del agua y aboga por la protección del medio ambiente.   Mons. López Llorente afirma en la carta difundida hoy que la falta de lluvia afecta a todos, y añade al perjuicio ocasionado por la sequía en la agricultura, el riesgo de incendios: “afecta a nuestros montes, que han quedado resecos con el consiguiente aumento del riesgo de incendios que destruyen la naturaleza, don del Creador”. Tampoco olvida el efecto que esto puede tener en el turismo de la provincia.   Igualmente, el Obispo de Segorbe-Castellón hace una llamada al consumo responsable de los recursos: “Los creyentes sabemos que el agua es un regalo de Dios. Hemos de ser responsable en su uso y saber compartirla con todos”.   Carta al Pueblo de Dios en Segorbe-Castellón, por mons. Casimiro López Llorente   "Queridos sacerdotes, religiosos y religiosas, diáconos y laicos:    En el territorio de nuestra Diócesis, en la Comunidad Valenciana y en otras partes de España padecemos desde hace meses una sequía muy grave. La falta de lluvia nos afecta a todos: afecta a nuestros campos, las cosechas y los pastos; afecta a nuestros montes, que han quedado resecos con el consiguiente aumento del riesgo de incendios, que destruyen la naturaleza, don del Creador; y afecta a nuestras fuentes y, en consecuencia, también al consumo humano, turístico e industrial.   Los creyentes sabemos que el agua es un regalo de Dios. Hemos de ser responsables en su uso y saber compartirla con todos. Además el Señor nos enseñó a orar por el alimento de cada día. Fieles a esta recomendación de Jesús os invito a todos a rezar a Dios con confianza por el don de la lluvia necesaria.   Además ruego a los sacerdotes que incorporen una petición por la lluvia en las preces de la Misa, especialmente en las de los Domingos, así como en la oración de Laudes y de Vísperas; a ello invito también a las comunidades religiosas y a quienes recen la Liturgia de las Horas.   Os recuerdo que el Misal Romano contiene una oración colecta (pág. 956) “para pedir la lluvia” (Ad petendam pluviam), que sería bueno utilizar cuando sea posible. La oración colecta para esta Misa reza así: "Señor, en ti vivimos, nos movemos y existimos: concédenos la lluvia necesaria, a fin de que ayudados con los bienes de la tierra, anhelemos con más confianza los bienes del cielo. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén".

Lo más visto