También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Miércoles a las 19 horas

El Obispo de Segorbe-Castellón invita los fieles a unirse a él en la oración por la vida

Monseñor López Llorente convoca a los fieles al rezo de unas vísperas solemnes para “pedir al Señor que nos conceda la gracia de descubrir que toda vida es un don”. El motivo es la celebración de la Jornada por la Vida que la Iglesia celebra en la fiesta de la Anunciación.
  • cope.es
  • cope.es

La cita está fijada para mañana, miércoles 25, a las 19h en la Concatedral de Santa María. Este acto se suma a la actividad que numerosas delegaciones y entidades diocesanas ya realizan a favor de la vida en sus diversas etapas. Las vísperas se concluirán con la bendición de las madres gestantes presentes.    En una carta dirigida a toda la Diócesis, el Obispo invita a dar “gracias a Dios por el don que nos hace con toda vida humana y pidámosle que nos haga sensibles para acogerla y protegerla con alegría y gratitud, en particular la de los más frágiles y vulnerables, los no nacidos, los ancianos, los enfermos o los que sufren discapacidad”. Precisamente en Segorbe-Castellón hay entidades que ofrecen respuesta y atención desde los primeros instantes de la concepción hasta el final de la vida natural.    Para las madres gestantes, el Centro de Orientación Familiar organiza formación y acompañamiento en estrecha colaboración con la Asociación Pro-Vida Castellón. Cuando hay casos de riesgo social, la Casa Cuna San Vicente Ferrer, regentada por las Siervas de la Pasión acoge desde hace nueve años a las madres con sus hijos. Actualmente hay siete chicas; dos de ellas han decidido llevar a término su embarazo gracias al apoyo de las religiosas y darán a luz en mayo. En verano, desde 2013 el Proyecto Nazareth ofrece una semana de ocio, formación y espiritualidad a madres solteras y sus hijos en dificultad.    Vida de ancianos y enfermos Al otro lado del ciclo de la vida, la Delegación de Pastoral de la Salud y las residencias de ancianos aseguran un acompañamiento en las últimas etapas. Mons. López Llorente pide que se trabaje “con valentía y con la ayuda del Señor por recuperar la cultura de la vida en nuestra sociedad”. D. José Luis Valdés, delegado diocesano, asegura que en esta etapa los hospitales de la provincia tienen una política provida, y que incluso desde residencias de ancianos no confesionales recurren a menudo a las parroquias para pedir asistencia religiosa.    En la residencia Rosa María Molas, gestionada por las religiosas de la Consolación en Almazora desde el año pasado, se busca crear un ambiente familiar que ofrezca una atención integral de la persona mayor. La hna. Isabel Olvera, directora del centro, explica cómo se ayuda a dar sentido al itinerario de vida, reconciliarse con la propia historia y favorecer la relación con Dios y el abandono confiado: “Por el hecho de ser anciano no deja de tener derecho a vivir con plenitud y sentido, teniendo en cuenta sus circunstancias, pero convencidos que va mucho más allá de lo que es la plenitud física”.

Lo más visto