También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID | 2.933 manifestaciones hasta el 31 de julio

El número de manifestaciones en Madrid iguala ya las de 2012

El número de manifestaciones registradas en lo que va de este año en Madrid iguala ya prácticamente las 3.419 de todo 2012, aunque la conflictividad social que se percibe en las calles ahora es menor que la de hace doce meses. Así lo ha indicado la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, en una entrevista concedida a Europa Press.

Concretamente, a 31 de julio de este año se habían celebrado 2.933 manifestaciones, frente a las 1.751 de los primeros siete meses de 2012. Además, en esos meses del año pasado el número de protestas y concentraciones que no se comunicaron y que finalmente se celebraron fueron 327, muchas de ellas impulsadas por el movimiento 15M.En cambio, entre enero y agosto de 2012 se invirtió la tendencia y fueron más las manifestaciones comunicadas (3.227) que las finalmente celebradas (2.933). A ello ha contribuido el hecho de que este año se han prohibido 92 manifestaciones, todas ellas por comunicarles fuera de plazo, frente a las sólo 6 que la Delegación de Gobierno en Madrid prohibió en los primeros siete meses de 2012.A pesar del aumento del número de movilizaciones este año, Cifuentes ha indicado que la conflictividad social que se percibe en la calle es menor que el año pasado «y las situaciones puntuales con incidentes afortunadamente son muy aislados y se producen de manera esporádica».Entre otros motivos, la representante del Gobierno central en Madrid ha apuntado a que el movimiento 15M ha perdido fuerza y ha sufrido «una transformación evidente» desde sus inicios en 2011 hasta ahora. «Ya a lo largo del año pasado se movilizó a una cantidad de personas muchísimo menor que en años anteriores», ha subrayado.Asimismo, ha señalado que el movimiento 25S «se desinfló por sí mismo», y, a su juicio, ha demostrado en sus diferentes convocatorias en torno al Congreso «que aquello no concitaba tampoco el entusiasmo de la mayoría de la población, sobre todo porque determinados grupos más violentos han querido ir monopolizando ese grupo de reivindicaciones».«Eso no quita que hay mucha gente que lo está pasando muy mal, que está descontenta, pero hay un número muy importante de ciudadanos que empiezan a ver la luz al final del túnel, que la situación puede mejorar y eso también provoca que la movilización no sea mucho mayor», ha proseguido.Respecto al fenómeno de los acosos a los políticos en sus viviendas desarrollado en los últimos meses por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la delegada del Gobierno ha reconocido que «nunca le han gustado» porque, en su opinión, «es un comportamiento coactivo que en algunas ocasiones conlleva violencia». «La violencia no sólo es física. La coacción, la amenaza, que vayan a casa de alguien a insultar o a intimidar es también un tipo de violencia incompatible con la democracia», ha añadido.

Lo más visto