También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MUNDO | Obtiene 11 escaños menos

Netanyahu gana, pero Israel da un giro al centro

Debido a la imprevista irrupción de un partido centrista que podría forzarlo a flexibilizar su política ante los palestinos para poder formar gobierno.

De 

El primer ministro de derechas Benjamin Netanyahu obtuvo una victoria amarga en las elecciones legislativas israelíes, debido a la imprevista irrupción de un partido centrista que podría forzarlo a flexibilizar su política ante los palestinos para poder formar gobierno.Con el 99,5% de votos escrutados, los partidos de derecha y de centro-izquierda se reparten por partes iguales (60 escaños por bando) los 120 asientos de la Kneset, el parlamento unicameral, según resultados divulgados a primeras horas del miércoles.Esa configuración contraría los planes de Netanyahu, que esperaba contar con una mayoría sólida para tener margen de maniobra ante cuestiones esenciales como el programa nuclear iraní y el proceso de paz con los palestinos.La coalición Likud Beitenu -formada por el Likud de Netanyahu y el partido Ysrael Beitenu de su exministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman- obtiene 31 escaños, 11 menos que las legislatura saliente.En segundo lugar, con 19 diputados, se sitúa Yesh Atid ("Hay Futuro"), creado hace menos de un año por Yair Lapid. Este experiodista basó su campaña en reivindicaciones económicas de la clase media y se declaró favorable a la generalización del servicio militar (que excluye por el momento a los religiosos) y a la reanudación de las negociaciones con los palestinos.Los sondeos predecían un retroceso del Likud, pero preveían que esto sería en provecho de Hogar Judío, del dirigente del ultranacionalismo religioso Naftali Bennet. Pero esa nueva formación, con fuerte influencia entre los colonos de los territorios ocupados, quedó finalmente relegada al cuarto lugar, con 11 escaños.Completan el arco de la derecha el partido ultraortodoxo sefardí Shas, con once diputados, y Judaísmo Unido de la Torá, una formación ultraortodoxa askenazi, con siete.Por el lado del centro, Hatnuá (Movimiento), de la exministra de Relaciones Exteriores Tzipi Livni, favorable a retomar el proceso de paz con los palestinos, gana 6 escaños. Meretz (izquierda) consigue otros 6, los partidos árabes 12 y Kadima dos.Los resultados definitivos se anunciarán dentro de una semana. El presidente Shimon Peres iniciará entonces consultas para determinar quién tiene las mayores posibilidades de formar la nueva coalición y debería sin sorpresas designar a Netanyahu para un tercer mandato, el segundo consecutivo.Los analistas coinciden en que Netanyahu ofrezca algún ministerio de primer rango a Ted Lapid, la gran revelación de los comicios."No hay ningún gobierno razonable -es decir, ninguno que no coloque a Netanyahu en una situación de paria internacional- sin Lapid", afirmó el analista Yosi Vertner en el diario Haaretz.De hecho, las críticas internacionales contra la ampliación de las colonias judías en los territorios ocupados y la presión de Estados Unidos y Europa para reanudar las conversaciones con los palestinos deberían encontrar ahora mayor eco en el Parlamento israelí.Los palestinos, en sus primeros comentarios, se mostraron escépticos sobre cualquier cambio inmediato de orientaciones."No espero la aparición o el resurgimiento de una coalición de paz o de un campo de la paz", declaró la dirigente Hanan Hashrawi, del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). "Las posibilidades de paz no van a aumentar de repente, de forma espectacular", agregó.Otro tema que crea inquietud internacional es la política iraní de Netanyahu, que acusa a la República Islámica de querer dotarse del arma nuclear y se dispuesto a recurrir a todos los medios para impedirlo.Lapid ha dicho poco y nada hasta el momento sobre Irán, pero ya había afirmado que rehusaría participar en un gobierno que mantuviese el bloqueo de la negociaciones con los palestinos.Tras conocerse los primeros resultados, Netanyahu dijo que quiere constituir un "gobierno lo más amplio posible", pero también reafirmó su determinación frente a Irán, país al que acusa de querer dotarse del arma nuclear."Los resultados de las elecciones ofrecen una ocasión de proceder a cambios que piden los israelíes. Tengo la intención de realizar este cambio y para ello formar el gobierno más amplio posible", declaró ante sus seguidores en Tel Aviv.Y agregó: "el primer desafío al que estará confrontado el próximo gobierno sigue siendo y será impedir que Irán se dote del arma nuclear".

Lo más visto