También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial

El necesario examen de conciencia

Los dos grandes partidos, PP y PSOE, deben preguntarse las razones de su fuerte caída. Está fuera de duda que el Partido Popular, que se ha dejado en la cuneta casi cuatro millones de votantes, ha sufrido las consecuencias de un desgaste natural por el gobierno, ejercido en el tiempo de crisis más difícil que ha tocado gestionar a cualquier Ejecutivo. Pero la magnitud de su retroceso no se explica solo por los recortes presupuestarios obligados por la situación heredada, ni tampoco por la actitud destructiva de sus adversarios. Los casos de corrupción han erosionado fuertemente al PP: es cierto que se han tomado medidas, pero ha faltado comunicación y rapidez. Tampoco se puede olvidar la incidencia del incumplimiento de promesas electorales relacionadas con valores que pertenecían a su identidad, como la defensa de la vida y de la familia. El PSOE también debe hacer un sincero examen de conciencia, tras haber negado toda colaboración en las reformas estructurales y haber jugado al radicalismo durante la legislatura. Ahora tiene el grave reto de asumir la responsabilidad que exige la estabilidad de España, y ser capaz de pensar más en el país que en su propio partido, como ha apuntado Susana Díaz.

Lo más visto