También en directo
Ahora en vídeo

Mundial de Corea y Japón 2002 (Primera parte)

De 

Nos quedan tres campeonatos del Mundo por repasar. Y el que empezamos hoy es el Mundial más exótico de todos los que se han disputado hasta el momento. Porque hasta entonces, los escenarios habían sido en Europa, o en América… Bien dicho. Hasta entonces. Con el éxito de marketing que supuso el Mundial del 94, la expansión planetaria del fútbol tiene nueva parada en Asia, un mercado cada vez más ligado con este deporte, un nicho potencial de millones de espectadores (y de compradores). Corea del Sur y Japón presentan su candidatura. La oportunidad de negocio es tan clara que FIFA no quiere quedar mal con ninguno de los dos candidatos. Europa ya ha decidido que utilizará la fórmula de los dos organizadores en la EURO 2000 así que la FIFA se lanza, y decide quedarse con las dos en vez de tener que elegir una. Eso ocurre en el Congreso de 1996. Hay que remontarse a cuatro siglos atrás para encontrar el origen de conflicto de ambos pueblos, el japonés y el coreano, conflicto que se ha mantenido hasta entonces. Poner de acuerdo a Japón y a Corea del Sur para organizar algo juntas no va a ser nada fácil. Ese es el primer gran reto de la FIFA. Es evidente que dos sociedades tan ligadas al progreso tecnológico se toman muy en serio su responsabilidad de organizar (aunque sea conjuntamente) un evento así. Eso explica que este sea el Mundial con mayor número de sedes. Se utilizarán 20 estadios: 10 en Japón y 10 en Corea del Sur. Una no quiere ser menos que la otra… Y no se escatima en gastos para levantarlos. Sobre todos los estadios, hay uno que se convertirá en icono de este Mundial. Se trata del Sapporo Dome, un estadio totalmente cubierto que parece una nave espacial. Su construcción cuesta 470 millones de dólares. El terreno de juego puede salir o entrar del estadio en unas pocas horas, y para desarrollarlo y mantenerlo se utiliza tecnología de la NASA. Este es el primer Mundial en muchas cosas. El primero en Asia. El primero con dos sedes. Además, es el primero con controles de sangre; es el primero en el que se permiten listas de 23 jugadores por selección; es el Mundial “tecnológico”, en el que se muestran las repeticiones en los videomarcadores y hasta se usan para echar partidas multitudinarias del FIFA... y para europeos y sudamericanos, es el Mundial de los horarios raros: en Europa los partidos caen por la mañana (ESP-SCOR 08:30) y en Sudamérica, muchos son de madrugada (terminan a las 06:00 o más tarde). La fase de clasificación ya da algunas pistas de que este va a ser el Mundial con más sobresaltos de la Historia. Australia consigue la mayor goleada en un partido mundialista: 31-0 a Samoa Americana (con 13 goles de Archie Thompson) y además le mete 22-0 a Tonga (53 goles a favor y 0 en contra en esos dos partidos). Pero, lamentablemente, no le sirve de nada, porque Uruguay la elimina en la repesca. Sí consigue su clasificación China. Muchos de sus aficionados se gastan 1 año de su salario para animar a su selección, que sufre tres derrotas y se va sin marcar un gol. Está claro que en un Mundial tan exótico, para muchas selecciones el mero hecho de viajar ya es una aventura. Lo es, por ejemplo, para Camerún, cuyo viaje a Fukuoka se convierte en un calvario... La cosa está tan peliaguda que, sin dinero, les piden a Lauren o a Eto'o, quizá los que más cobran de todo el plantel, que les echen una manita para pagar los permisos de vuelo por todos esos países y que el avión pueda llegar sin problemas. Esto también ocurre porque los organizadores, aparte de estar obsesionados con la tecnología, lo están con la seguridad. Aún no se ha cumplido un año del 11-S en EEUU, y los anfitriones no quieren sobresaltos de ningún tipo. Los simulacros son habituales (incluso excesivos) en los meses previos a la cita y, con esta ya comenzada, en muchos de los partidos se tiene una sensación de ‘sobreseguridad’ Así ocurre también en el partido inaugural, en Seúl, con otra de las mayores sorpresas de la Historia de la Copa del Mundo. De nuevo una selección africana, despreocupada y libre de complejos, sorprende al vigente campeón. El turno del derrotado es para Francia. Y el de la revelación (una de las muchas del torneo) para la selección de Senegal. Dirigida por el recordado Bruno Metsu (que falleció hace unos meses, víctima de un cáncer), la selección de Senegal se carga a Francia. Le gana 1-0, con gol de Bouba Diop, que acabará en la Premier, como otro de sus jugadores destacados, El-Hadji Diouf. Metsu cuenta después que la clave era no cambiar el estilo,  jugar de la forma alegre que les había llevado a la final de la Copa de África, disfrutar, e intentar ser fuertes mentalmente. Francia empata después sin goles con Uruguay, y cae 2-0 ante Dinamarca. Con un maltrecho Zidane, con Pirés también lesionado, y Roger Lemerre, el técnico, incapaz de darle una vuelta al asunto, el campeón se marcha a su casa sin haber marcado ni un gol (como China), y con sólo un punto. Pero no es el único batacazo sonado… No, comparte cartel con el batacazo que se pega Argentina. Entrenada por Marcelo Bielsa, en el campo tiene a Pochettino, Walter Samuel, el ‘Cholo’, la Brujita Verón, Ariel Ortega, Batistuta, Hernán Crespo o el Piojo López. Y, con toda la prensa en contra, Bielsa se lleva a un histórico. Dolorido, arrastrando una lesión, Claudio Caniggia recibe la psicología de su entrenador... El balance de Caniggia en 2002 es 0 minutos jugados... y una expulsión, en el banquillo, durante la derrota con Dinamarca. Antes, Inglaterra salda su deuda del Mundial anterior. Esta vez Beckham no entra en el juego del ‘Cholo’. Esta vez Beckham marca. Del Mundial anterior salió insultado. De este, sale como un héroe… Así que tenemos a Francia y a Argentina, las dos grandes favoritas, fuera en la 1ª fase. Pero no son las únicas… No. También en esa fase cae Portugal, que llega también con una generación de muy buenos jugadores, pero se la pega igual que los otros. Portugal pierde con EEUU 3-2, golea a Polonia, pero en el último partido sufre un mal de este Mundial: la ayuda al anfitrión. Pero eso, y otras cosas… para la semana que viene.Mundial de Corea y Japón (Primera parte)

Lo más visto