También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Tarde

Monseñor Munilla: "No conozco a nadie que se haya arrepentido de no haber abortado"

El obispo de San Sebastián cree que la promoción del aborto se basa en tópicos.
  • cope.es
  • cope.es

El obispo de San Sebastián, Monseñor José Ignacio Munilla, ha querido contraponer el hashtag #MiBomboEsMío que triunfó en las redes sociales el día que se aprobó el anteproyecto de la ley del aborto argumentando que “no es cierto”, porque “no eres tú. Es un tú que está dentro de ti, pero tiene su personalidad propia”.En su colaboración semanal en La Tarde, Monseñor Munilla ha explicado que  “Es totalmente acientífico decir mi bombo es mío. Supone una afirmación, en pleno siglo XXI, que es un alarde de ignorancia y de egolatría”. “No, es un ser humano que tiene derecho a tener su propia atención médica. De hecho existe un avance científico capaz de tratar a ese niño como a un segundo paciente”, ha puntualizado el obispo de San Sebastián. “Otro argumento que he querido defender es el de presentar ridículamente el aborto como un derecho de la mujer, como si fuese una reivindicación feminista, de la emancipación de la mujer. Cuando resulta que en el mundo faltan 163 millones de mujeres, según la ONU, por el motivo del aborto selectivo, que mata a las mujeres y deja nacer a los varones, especialmente en Asia”.“En condiciones naturales nacen más mujeres que hombres, y si el feminismo reivindica el aborto, y el aborto lo que hace es acabar con la mujer, aquí alguien está formulando una ideología que no va bien con la realidad”, ha dicho Munilla. Por lo que para el obispo de San Sebastián “es importante que formulemos los ‘antitópicos’, porque la promoción del aborto se basa en tópicos. Tenemos que ser capaces de darles la vuelta”. “Otro tópico es hablar del derecho a decidir, que se podrá plantear cuando decido sin que lo que yo haga afecte a otro. Pero tu derecho a decidir termina allí donde comienza el del otro”. “En un momento en el que se supone que hemos alcanzado una madurez de pensamiento capaz de distinguir otras cosas mucho más complicadas, sin embargo nos estemos tragando una serie de argumentos que están sustentados sencillamente en la ignorancia y en el egoísmo”, ha indicado Monseñor Munilla. En La Tarde hemos contado el caso de Ester Aranda, una madre que decidió abandonara la clínica cuando ya estaba todo preparado para que abortase y decidió tener a su hija.  El obispo de San Sebastián ha contado que tuvo “la ocasión cuando fui obispo de Palencia de poner en marcha el proyecto Raquel, específicamente dirigido a las madres que un día abortaron que ahora están arrepentidas de ello y quizás no son capaces de perdonárselo y sienten una profunda herida que necesitan sanar. Es una sanación espiritual y una sanación psicológica de esas madres que Dios espera de ellas que puedan volver a nacer y no quedarse definitivamente heridas por un error que cometieron en un momento”. “Yo conozco muchas personas que abortaron y están profundamente arrepentidas, sin embargo no conozco que siguiese adelante con su embarazo y se haya arrepentido de no haber abortado. La realidad es lo que enseña”, considera Monseñor Munilla.

Lo más visto