También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ECONOMÍA | Bajada de impuestos

Monago dice que a Extremadura nadie la ha "regalado" nada

Si su región puede bajar ahora los impuestos, se debe al ajuste de 500 millones de euros que han "soportado" los ciudadanos.
  • cope.es
  • cope.es

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha pedido hoy "prudencia" a otros líderes autonómicos, ya que ha subrayado que si su región puede bajar ahora los impuestos, se debe al ajuste de 500 millones de euros que han "soportado" los ciudadanos.Monago se ha expresado así en su última intervención en el debate sobre el estado de la región, que concluirá esta tarde en el Parlamento autonómico, y en declaraciones posteriores ante los periodistas, a los que ha recordado que Extremadura ha pasado de ser la segunda región con mayor déficit a ser la mejor en este indicador.Este esfuerzo ha permitido, a su juicio, contar con un margen de 80 millones para poder bajar los impuestos en una región que, según el Instituto de Estudios Fiscales, es la que tiene mayor presión fiscal autonómica.Monago ha lamentado que algunos líderes autonómicos estén hablando de la "solidaridad" con Extremadura cuando es la región con menor renta per cápita de España y cuando se le va a reducir el IRPF al 90 por ciento de los contribuyentes de la comunidad, que tienen ingresos inferiores a los 24.000 euros.El presidente extremeño ha insistido en que la región ha hecho ajustes importantes para que España pudiera cumplir con el objetivo de déficit."Yo no digo que me pongan una medalla, pero que al menos no se metan con el pueblo extremeño por hacer sus tareas", ha apuntado.Sobre la repercusión que ha tenido su bajada de impuestos, Monago ha indicado que lo que ha hecho "no tiene mérito", ya que ha consistido en reducir el déficit a un punto "razonable" y no hacer ningún "estrambote" con las cuentas públicas, ya que ha cerrado "embajadas".El presidente extremeño ha explicado que él ha actuado en el tramo autonómico del IRPF, en función del estado de las cuentas, y se ha mostrado convencido de que cuando los indicadores empiezan a ser positivos a nivel nacional, se hará lo mismo más "pronto que tarde".Por ello, no cree que su decisión sea un acto de "rebelión" y que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estará "totalmente de acuerdo" porque se fundamenta en el estado de las cuentas.Sobre si el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha seguido la senda de Extremadura al anunciar hoy que la próxima reforma fiscal que acometerá el Gobierno será "la de reducir la fiscalidad a los que menos renta tienen", ha bromeado: "No creo que me tenga en su libro de cabecera".También ha aclarado que sus decisiones no tienen nada que ver con el expresidente del Gobierno José María Aznar, con el que hace meses que no habla, aunque entiende a los periodistas porque "forma parte del morbillo", ha dicho.La economía son también "estados de ánimos" y estos "flashes", en su opinión, son positivos porque tienen un efecto "dinamizador" cuando hay gente que, pudiendo comprar o endeudarse, no lo hace.El presidente extremeño no entiende que la rebaja impositiva sea insuficiente para el líder de la oposición, el socialista Guillermo Fernández Vara, cuando es la primera de España y cuando el PSOE subía los tributos en su etapa de gobierno.

Lo más visto