También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Domingo de Resurreción en Sevilla

Miuras de anodino comportamiento

La decepcionante corrida de Miura ha condicionado la tarde inauguración de la temporada en la Maestranza. Manuel Escribano ha sido ovacionado tras la lidia de dos de sus toros. Daniel Luque sólo escuchó palmas de despedida tras finalizar la lidia al sexto.
Manuel Escribano en una de sus portagayolas este domingo en...
Manuel Escribano en una de sus portagayolas este domingo en Sevilla. LAMAESTRANZA.ES

Nada. Desprovista de bravura, sin demasiadas complicaciones y de anodino comportamiento. Así se fue la corrida de Miura en esta tarde de Resurrección en la que el toro dejó sin opciones a uno y otro. Ni  Manuel Escribano ni Daniel Luque pudieron mostrar a las claras su toreo y la supuesta rivalidad, que sólo se atisbó en el pique en quites al segundo. Dos verónicas y una media trazadas a compás  y con inesperada lentitud hicieron que sonaran con fuerzas las palmas para el emotivo toreo de capa de Daniel. Fue la respuesta a unos faroles de Manuel más vistosos que ortodoxos. Y poco más. Cada uno fue a lo suyo sin que ambos  encontraran la embestida propicia  para  forjar la faena concisa y emocionante que justificase esa mezcla de valor y ambición que querían ofrecer.La historia de la tarde ha sido un reflejo cabal del querer y no poder. La inquietud ante la dependencia del toro se ha notado en cada una de las faenas. En ocasiones con esperanzador comienzo, pero inconclusas  e irresolutas al final. Así, Escribano, pese a echarle ganas y valor a raudales a la tarde, no pudo definir su toreo más que en escasos y esporádicos momentos con el parado primero. Tampoco tuvo opción con el complicado tercero, para volver a echarle cojones al rajado quinto sin obtener el objetivo. Sin embargo, expuso una barbaridad en banderillas con sus tres toros, aunque con resultado muy desigual. Lo más emotivo un par por los adentros  al primero y otro al quinto exponiendo una barbaridad. A sus tres toros los recibió hincado de rodillas frente a chiqueros y casi en los medios, siendo cogido y propinándole una brutal paliza, sin consecuencia, al intentar la larga cambiada a la salida del tercero. Con la espada no estuvo bien ni en el primero ni en el tercero, dejándole el acero enterrado al quinto. Lo mejor de Daniel Luque, sin lugar a dudas, su capote. Gustó y provocó la ovación sincera con el toreo a la verónica al tercero. Naturalidad, sencilla, clara y directa, sin vuelta de hoja, en dos lances con gran carga emotiva. Después se apagó la embestida  del rajado miura y no hubo más. Al complicado y peligroso cuarto lo lidió sobre las piernas en faena corta y contundente. Y de inmediato la estocada fulminante  que lo tumbó sin puntilla. Tampoco se anduvo con demasiados rodeos en la lidia  del descastado sexto. De todas formas resolvió con desparpajo y solvencia las complicaciones del toro de Miura. Con la espada siguió en su línea de acierto.No hubo más en la atípica tarde de inauguración de la temporada en la Maestranza. Eso sí, una buena entrada, pese a la lluvia, que echó por tierra tanto pesimismo insuflado. FICHA DEL FESTEJO  Sevilla, domingo 20 de abril de 2014. Tres cuartos de plaza. Toros de Miura, bien presentados pero de juego manso y soso. Alguno manejable pero sin terminar de romper. Manuel Escribano, palmas tras aviso, silencio y ovación. Daniel Luque, silencio, silencio y palmas. Miuras de anodino comportamiento

Lo más visto