También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 31ª de San Isidro

Miura, el regreso esperado

La corrida de Miura, que regresaba a Las Ventas tras nueve años de ausencia, ha deparado una interesante tarde de toros para cerrar la Feria de San Isidro. Conjunto variado de comportamiento que enlotó uno de los toros del ciclo, 'Zahonero', para el que se llegó a pedir la vuelta al ruedo.
Zahorero, el toro de Miura para el que se ha...

De 

Nueve años no son nada si cuando se regresa a Madrid se hace como lo ha hecho Miura este domingo. Con una corrida entipada, con el sello de Zahariche en sus anatomías. Estampas de toros de otros tiempos actualizados para el siglo XXI. Y con tres toros de nota. De nota en Miura. Dos con una nobleza enclasada suprema y uno, el segundo, 'Zahonero', bravo y encastado. Toro de todos los tercios, que metió la cara ya en el capote, que empujó en tres puyazos tomados a ley y tuvo nobleza y emotividad en el último tercio. Toro de premio. Luego dos más, primero y sexto, en la versión más complicada de Miura y uno que fue devuelto por flojo.Encierro que sirve para seguir teniendo fe en esta casa ganadera que sigue criando un toro especial, fuera del mercado que ahora se demanda. Toro con una personalidad única que cuando embieste como lo ha hecho ese 'Zahonero' devuelve la emoción a lo que se hace en el ruedo. Pero vamos al lío.Ese segundo cayó en manos de Javier Castaño, que dejó varias verónicas empacadas por el pitón izquierdo en el saludo capotero. El toro ya anunciaba lo que estaba por llegar. Echó bien el palo Fernando Sánchez en las dos últimas varas. Después, David Adalid y Fernando Sánchez, el de plata, pusieron la plaza en pie en un notable tercio de banderillas. Especialmente Adalid en su primer par. El toro no se paraba de mover y Castaño lo vio para comenzar la faena citando de lejos. Emoción por la vibrante embestida del toro de Miura. Castaño se centró más en la primera mitad de la faena. Llevando templadito y embebido en la muleta al toro. Pero después todo de descompuso, con series más tropezadas y deslavazadas del diestro leonés mientras el toro seguía embistiendo. Se pidió con fuerza la vuelta al ruedo para el toro de Miura. Merecida.El otro toro de Castaño, el quinto, traía hechuras y cabeza de toro decimonónico. Pero desde el capote demostró su escasez de fuerzas, algo que se constató en el tercio de varas. En su lugar, un sobrero apretado de Fidel San Román. El 'guardiola' no se empleó en ningún tercio. Áspero y sin clase, no permitió estar a gusto a un Javier Castaño que remató de mala manera una nefasta feria. En este toro, quien lució de verdad fue Marco Galán en la brega, impecable toda la tarde.Levantó una gran ovación el serio y altón primero. Correton de salida, enterándose de lo que ocurría más allá de las tablas y al que sopló una larga en el tercio Rafaelillo. No se empleó en el caballo, donde le zurraron bien, y llegó a la muleta con una cansina nobleza. Con su puntito de violencia en forma de gañafon en el embroque. A izquierdas, imposible, el toro no pasaba. Rafaelillo estuvo más que dignó, valiente, buscando el pitón contrario para provocar la embestida del bruto. Con la espada se atascó el murciano.Más medido de duración pero con fondo de nobleza fue el serio cuarto. También peleó con bríos en el caballo y permitió a Rafaelillo componer un inicio de faena en el que primó la firmeza de plantas y el temple. Todo a izquierdas, muy centrado el torero. Pero el toro se vino abajo mediada la faena y no terminó de cuajarse la labor de Rafaelillo.  La clase y la nobleza que sacó el tercero no se habían visto tan claras en este San Isidro. El de Zahariche planeaba y colocaba la cara de manera perfecta en la muleta de un Serafín Marín que quiso más que pudo. No terminó a aprovechar las notables embestidas del toro, no cruzó esa raya que separa lo corriente de lo merecedor de mayores glorias. Hizo de casi todo, por los dos pitones, toreó al natural con la derecha sin ayuda. Pero aquello no llegó a los tendidos, que volvieron a tomar merecidamente partido con el toro.El sexto sacó la mala uva de Miura. Faena larga de un Serafín Marín que lo intentó, pero que vio como la escasa condición del toro no le permitía buscar el triunfo que ansiaba en su única tarde en este San Isidro. FICHA DEL FESTEJO Madrid, domingo 8 de junio de 2014. 31ª de Feria. Lleno. Cinco toros de Miura, bien presentados, en el tipo. De juego variado e interesante. Destacó el bravo 2º, para el que se pidió la vuelta al ruedo. Nobles y con clase 3º y 4º. Complicados 1º y 6º. Un sobrero de Fidel San Román (5º bis), bien presentado, deslucido. Rafaelillo, silencio y silencio. Javier Castaño, silencio y silencio. Serafín Marín, silencio y silencio.

Lo más visto