También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ECONOMÍA | Adecuarlo a la esperanza de vida

La Ministra de Empleo y los agentes sociales buscan reformar las pensiones

Y conseguir así la sostenibilidad del sistema con el nuevo proyecto de ley de reforma de las pensiones que deberá llegar al Congreso para su tramitación parlamentaria.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, busca hoy el consenso con los máximos dirigentes sindicales y de las patronales para introducir el factor de sostenibilidad en el sistema de pensiones y adecuarlo al aumento de la esperanza de vida.Báñez se reúne esta tarde con los agentes sociales en el Ministerio de Empleo con el fin de iniciar un proceso de diálogo e intentar pactar el proyecto de ley de reforma de las pensiones que deberá llegar al Congreso para su tramitación parlamentaria. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró en el último Consejo de Ministros que Empleo abrirá el diálogo con los agentes sociales para tratar de buscar su "máxima participación en la fase normativa".Báñez expondrá a los líderes de UGT, CCOO y CEOE y CEPYME la intención final que tiene el Ejecutivo sobre la propuesta que hizo el comité de expertos en torno a una doble fórmula compuesta por el factor de revalorización anual (FRA) y el factor de equidad intergeneracional (FEI), cuya aplicación consideraron que tenía que producirse lo más pronto posible y, en cualquier caso, antes de 2019. La ministra de Empleo no ha desvelado si el Gobierno prevé aplicar dichas fórmulas a partir de 2014 o bien retrasar su entrada a fechas posteriores. Lo cierto es que el informe que presentaron a primeros de junio los expertos en pensiones contó con el voto en contra y la abstención de dos de ellos, que rechazaron su entrada en vigor inmediata y pidieron retrasarla al menos hasta 2030. Según lo propuesto por los expertos, el FRA supondría que las pensiones sólo aumenten si los ingresos del sistema suben por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones, pero que nunca bajen. El FEI implicaría adaptar el cálculo de la pensión de los nuevos jubilados a su esperanza de vida, teniendo en cuenta la que tenían quienes se retiraron antes con la misma edad. De acuerdo con este planteamiento, los futuros jubilados podrían cobrar de inicio una pensión más baja que quienes se retiraron antes en las mismas condiciones, pero no verían recortada la prestación durante los años que la perciban. El pasado julio Báñez lanzó un mensaje de "tranquilidad" a los pensionistas al afirmar que "por mucho que algunos quieran decir lo contrario", no se van a bajar las pensiones y se van a subir a medio y largo plazo. Por su parte, los representantes sindicales coinciden en que el Gobierno no debería realizar una nueva reforma de las pensiones sin dejar ver los efectos de la última, aprobada en 2011 y que entró en vigor en enero. La CEOE, sin embargo, solicita que el debate sobre la regulación del factor de sostenibilidad sea breve y se aplique cuanto antes y defiende la desvinculación de las pensiones del IPC y que se tenga en cuenta la cotización de toda la vida laboral para el cálculo de las mismas.