También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SANIDAD PÚBLICA | Según el sindicato SATSE

42 millones de euros menos y 700 puestos de trabajo destruidos en los centros sanitarios del SAS en Córdoba

El Hospital Reina Sofía ha disminuido su presupuesto del Capítulo I, en cerca de 20 Millones de euros(más de 3.300 millones de pesetas), entre 2011 y 2014.

El Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba ha realizado un estudio en base a los datos de la propia Administración Sanitaria que evidencia que los Hospitales y Centros de Salud del SAS en Córdoba han recortado el dinero destinado a personal en 42 Millones de euros, es decir, casi 7.000 millones de pesetas, entre los años 2011 y 2014, lo que está provocando severa destrucción de empleo, así como eliminación de cientos de puestos de trabajo y con ello precariedad alarmante y  déficit de profesionales que conlleva  inseguridad asistencial a los pacientes. Según SATSE, esta cantidad se corresponde con una disminución media del 12,5% respecto del presupuesto disponible el año 2.011 para personal del conjunto de centros sanitarios del SAS en la provincia de Córdoba SATSE recuerda que el presupuesto anual global de los Centros Sanitarios en su conjunto, destinado a personal ascendió en 2.011 a 335 millones de euros, quedando reducido el mismo para el presente año 2.014 a 293 millones de euros, es decir 42 millones de euros  eliminados para hacer frente a los gastos del personal sanitario y no sanitario, necesario para prestar atención sanitaria y cuidados a los pacientes y ciudadanos en los Hospitales y Centros de Salud de la provincia de Córdoba. Esta disminución del presupuesto para personal por valor de 42 millones de euros, viene a suponer en términos prácticos, la equivalencia a la no contratación  en el conjunto de la provincia de más de 1.300 profesionales de Enfermería durante todo el año, para  necesidades de dotación de plantilla o contratos para la sustitución de los profesionales que contraen una enfermedad, causan baja por maternidad, tienen reducción de jornada por cuidado de hijos menores de 12 años o mayores a su cargo, están de vacaciones, así como cualquier licencia o permiso reglamentario, además de la no contratación permanente de 30 Matronas para suplir la ausencia total de éstos profesionales en los centros de salud y la no contratación de 20 Fisioterapeutas para paliar el déficit de éstos en los Hospitales y centros de salud. Del conjunto de centros que han reducido su presupuesto en capítulo 1, entre los años 2011 y 2014, destaca la reducción presupuestaria del Distrito Córdoba con una reducción del 15,5% y con 5 millones de euros detraídos, seguido del Hospital Infanta Margarita y Distrito Sanitario Sur con un 14,29 de disminución presupuestaria y con 10 millones de euros menos, el Distrito Guadalquivir con una disminución presupuestaria del 12,9% y casi  3 millones de euros, el Reina Sofía con una reducción presupuestaria entre 2011 y 2014 de casi 20 millones de euros, y por último el Área Sanitaria  Norte con una reducción presupuestaria del 12,4 % y casi 5 millones de euros, detraídos en los presupuestos de 2014 respecto de los existentes en el 2011. El Sindicato recuerda que por ejemplo el Hospital Reina Sofía es el centro sanitario que históricamente menos dinero ha destinado a gasto de personal, con 318 Euros por habitante y año, mientras otros Centros Hospitalarios de similar nivel  destinan respectivamente 392 euros (Hospital Virgen del Rocío de Sevilla), 372 euros (Hospital Ciudad de Jaén), 366 euros (Hospital Virgen de la Nieves de Granada), 365 euros (Hospital Torrecárdenas de Almería), etc. Situándose la media de gasto de personal por habitante y año en el conjunto de hospitales andaluces similares al Reina Sofía, en 351 euros. Con estos drásticos recortes al gasto en personal, SATSE asegura que se está destruyendo empleo de manera deliberada y llevando los Centros Sanitarios a una situación de riesgo para la seguridad de los pacientes y también de los profesionales. Recortes presupuestarios, según SATSE, que rayan la temeridad y el despropósito, pues mientras en los Hospitales y Centros de Salud se castiga laboral y profesionalmente a los trabajadores con  recortes salariales y laborales, que repercuten no solo en el empleo e inseguridad de los profesionales, sino también en la atención a los pacientes y cuidados, acreditado por un recorte presupuestario  por valor de 42 millones de euros solo en dotación de profesionales y por tanto en disponibilidad de recursos y medios profesionales para atender a los pacientes. Al mismo tiempo se mantienen  intactas  situaciones como el  desproporcionado incremento generado en el Hospital Reina Sofía durante  los cuatro últimos años, en más de 170 plazas de personal Médico (único colectivo que sigue creciendo), sin que haya una cartera de servicios o nuevas iniciativas asistenciales que lo justifique, todo ello con un coste aproximado de 11 millones de euros; o se genera gasto por valor de más de 350.000 euros, también en Reina Sofía, para “incentivar  la investigación en las unidades clínicas”, cuando están sobradamente cubiertas las necesidades e inquietudes para investigar con las infraestructuras y medios ya disponibles, liberando de asistencia directa en un 50% a quienes se acogen a esta medida y contratando a otros al margen de la bolsa única de contratación. Así mismo continua SATSE, no es de recibo que al personal sanitario se le castigue con hachazos salariales y laborales y se les impongan las arriesgadas consecuencias de los recortes presupuestarios en sus centros sanitarios (42 Millones de euros), mientras se siguen repartiendo beneficios económicos, como si de una empresa privada se tratase entre los Directivos y  Directores  de las Unidades de Gestión Clínica, que en los último años se han repartido más de 6 millones de euros o como también permanecen las subvenciones directas e indirectas a Sindicatos, Partidos Políticos y Organizaciones Empresariales, algo que debería eliminarse y dedicar dicho dinero a la creación neta de empleo y mejoras sanitarias. Para el Sindicato de Enfermería, si el SAS quiere recortar en los aspectos de personal, a pesar de provocar con ello precariedad e inseguridad al paciente y desempleo e inseguridad a miles de familias, antes de recortar en empleo y destruir puestos de trabajo deberían  eliminar el reparto de beneficios económicos entre los Directivos y Directores de Unidades de Gestión Clínica. Este es el primer paso que debería dar el SAS, antes de seguir recortando en salarios, destruir empleo y limitar sustancialmente la disponibilidad  de recursos y medios para el paciente. SATSE confía que este brutal e irresponsable recorte presupuestario selectivo practicado en los centros sanitarios del SAS (Hospitales y Centros de Salud) de la provincia de Córdoba por valor de 42 millones de euros, no facilite o provoque alguna situación irreversible para algún paciente, por no disponer éste de los profesionales sanitarios necesarios en su atención y cuidados, si eso ocurre, asevera SATSE, nadie podrá decir ni eludir su responsabilidad, pues de manera reiterada SATSE ya ha advertido por escrito, por ejemplo,  de la situación de riesgo real que existe en el Hospital Reina Sofía y/o en el Hospital Infanta Margarita  para el paciente, por la falta de profesionales de Enfermería, y lo ha hecho ante la Fiscalía, la Dirección Gerencia del Hospital, la  Inspección de Servicio de la Junta de Andalucía, La Inspección de Trabajo y ante el Defensor del Pueblo Andaluz. Si ocurre algo irreversible, desde luego SATSE no permitirá que nadie escurra su responsabilidad, todos conocen la situación y la consienten, acreditado todo ello con abundante documentación al respecto, que SATSE facilitaría donde procediese. Finaliza SATSE, aseverando que queda acreditado el verdadero motivo del cierre de cientos de camas; el cierre de cientos de sesiones quirúrgicas; las esperas en las urgencias; el incremento de las listas de espera quirúrgicas, de consultas externas y pruebas diagnósticas; la amortización de puestos de trabajo;  la  destrucción de empleo y también del incremento de las reclamaciones judiciales y administrativas contra el SAS: ahorrar a costa de pacientes y profesionales. El SAS, a juicio de SATSE, sigue sin querer entender que sin los profesionales sanitarios y no sanitarios necesarios para la atención en los Hospitales y Centros de Salud, el riesgo asistencial es evidente y real, y la seguridad del paciente queda seriamente cuestionada y sin el control adecuado.  

Lo más visto