También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ESPAÑA | Frente a los ayuntamientos

Miles de personas protestan en Cataluña en contra suspensión de la consulta

Ha sido la contestación a la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de suspender cautelarmente la ley de consultas y el decreto de convocatoria del referendo soberanista del 9 de noviembre.

En la plaza de Sant Jaume de Barcelona se han concentrado unas 5.000 personas, según la Guardia Urbana, al grito de "queremos votar", para rechazar la suspensión del TC, una protesta que se ha producido simultáneamente en otras localidades catalanas.La concentración se ha desarrollado bajo una persistente lluvia y han participado dirigentes de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP, y ha servido para iniciar la campaña a favor del 'sí' a la independencia bajo el lema "Ara és l'hora" (Ahora es la hora), impulsada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.Al acto han asistido, entre otros, el líder de ERC, Oriol Junqueras; el coordinador general de CDC, Josep Rull; el coordinador general de EUiA, Joan Josep Nuet; el dirigente de UDC y secretario de Universidades de la Generalitat, Antoni Castellà; el coordinador de ICV, Joan herrera, y el dirigente de la CUP Quim Arrufat.Durante la concentración en la capital catalana, la actriz Sílvia Bel ha leído un manifiesto unitario en apoyo al 9N, en el que ha criticado que "el Estado quiera hacer enmudecer al pueblo catalán" a través de un TC que tiene, ha dicho, "total dependencia del poder ejecutivo" y "poco respetuoso con las reglas democráticas".Al final de la manifestación, un centenar de personas con simbología independentista y de la CUP se ha concentrado ante al sede de la Delegación del Gobierno y, en forma de protesta, han cortado la calle Mallorca sin mayores incidentes.Cerca de 4.000 personas según la Policía Local se han concentrado asimismo frente al Ayuntamiento de Girona en protesta contra la suspensión del TC.La plaza del Vi, donde se ubica el consistorio gerundense, ha reunido a unos 3.000 manifestantes, a los que se ha sumado cerca de un millar más que se encontraban en el cercano Pont de Pedra.Representantes de la ANC y de Òmnium han encabezado la concentración, donde se ha leído un manifiesto a favor de la consulta. Los gritos de independencia se han hecho unánimes después de que se haya desplegado una pancarta de los Mossos d'Esquadra a favor de la secesión.El himno de Cataluña ha puesto el punto final al acto de protesta, en el que el director del festival de teatro Temporada Alta, Salvador Sunyer, ha procedido a colgar simbólicamente los carteles de la campaña de la consulta.En numerosas localidades de las comarcas gerundenses se han producido concentraciones ante los edificios consistoriales, como la que ha reunido a unas 150 personas en Tossa de Mar.Más de 4.000 personas, según la organización, y 3.500, según la Guardia Urbana, han reclamado esta tarde ante el Ayuntamiento Tarragona que se celebre la consulta del 9N.La concentración se ha iniciado a las siete de esta tarde en la plaza de la Font y la mayoría de personas han acudido vestidas con camiseta amarilla, el color de la campaña "Ara és l'hora".Así, se han forrado de amarillo las farolas situadas frente al Ayuntamiento y también se ha colgado una 'estelada' (bandera independentista) gigante en la fachada.En Lleida, más de 3.000 personas se han concentrado ante la Paeria, según los organizadores. Los presentes, vestidos en su gran mayoría con camisetas amarillas, han lanzado consignas como "queremos votar", "independencia" y "Ros dimisión", en alusión al alcalde de Lleida, Àngel Ros (PSC).El Ayuntamiento de Lleida debatió esta mañana en un pleno extraordinario dos mociones, presentadas por el PSC y por CiU a favor de la consulta del 9N y del derecho a decidir, pero sin someter a votación ninguna de ellas en cumplimiento de la suspensión acordada por el TC.Los concentrados han llenado por completo la plaza de la Paeria, así como las calles adyacentes, como la calle Major, en un ambiente festivo que se ha desarrollado sin incidentes y sin lluvia.