También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Bolívar, oreja con un Cuadri de vuelta

¡Menudo Cuadri!

El diestro Luis Bolívar cortó la única oreja del último festejo de la Feria de la Magdalena de Castellón a un gran toro de Cuadri, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, en lo que ha sido el único pasaje destacable de la tarde.
Bolívar toreando a Comino, el toro de Cuadri premiado con...
Bolívar toreando a Comino, el toro de Cuadri premiado con la vuelta al ruedo. EFE

Castellón, domingo 10 de marzo de 2013. 6ª de Feria. Media entrada. El primero, de Miura, bronco y difícil; el segundo, de Victorino, encastado; el tercero, de Cuadri, sin transmisión; el cuarto, de Miura, manso y a la defensiva; el quinto, de Victorino, descastado y parado; y el sexto, de Cuadri, bravo y con muchísima clase, de nombre "Comino", número 32, negro de capa, premiado con la vuelta al ruedo. Rafaelillo, silencio y vuelta. Uceda Leal, ovación y silencio. Luis Bolívar, silencio y oreja con petición de la segunda.                                                      -------------------------------------------------------------------------------------- "Rafaelillo" se enfrentó en primer lugar a un "miura" muy en tipo de este encaste: fachada aparatosa y más de 600 kilos, que cumplió de sobra en varas en las tres veces que fue al caballo, y que, al contrario que en la víspera, tuvo un comportamiento muy complicado en la muleta, a la defensiva, agarrado al piso y con malas ideas. Con semejante material, al murciano no le quedó más remedio que abreviar ante la imposibilidad de armar faena. El quinto fue otro toro de Miura grandón y cargado de kilos, pero esta vez encima fue un manso que se negó a embestir y, cuando lo hizo, fue a base de topetazos, sin entrega y tratando de echar mano a un "Rafaelillo" que solventó la papeleta con firmeza y arrestos, lo que le valió para, tras una gran estocada, dar una vuelta al ruedo. Uceda tuvo un "victorino" que, a pesar de las cosas feas que hizo en los primeros tercios, sin embargo, tuvo cierta movilidad en la muleta, lo que aprovechó el madrileño para construir una labor de menos a más, en la que hubo pasajes de muy buen nivel sobre ambas manos por el gusto, la elegancia, la ligazón y el sometimiento con el que interpretó el toreo. Perdió premio con los aceros. El quinto, en cambio, no tuvo nada que ver. Un "victorino" descastado y sin fuelle con el que Uceda no pudo pasar prácticamente de las probaturas. Lo mejor, la gran estocada final, de manual. El primer "cuadri" de Bólivar, lejos de ser áspero y difícil, fue más bien un toro insulso que aportó poco y con el que el colombiano tampoco anduvo lo que se dice inspirado. Faena, por tanto, sin historia. En el sexto remontó la tarde por la extraordinaria bravura, nobleza, clase y transmisión que tuvo el "cuadri", que puso fin a la feria. Un toro de bandera en todos los sentidos. Y también gran Bolívar, que lo entendió a la perfección desde el principio para estructurar una labor compacta, rotunda y cargada de emoción. Toreo de mando y poderío, temple y hondura, todo por abajo y perfectamente hilvanado. El toro respondió a cada envite del colombiano, que por momentos toreó a placer. Importante faena de Bolívar que agarró una buena estocada. La gente pidió el doble trofeo, pero el presidente otorgó sólo uno, aunque sí concedió la vuelta al ruedo en el arrastre al gran toro de Cuadri.

Lo más visto