También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Mayor solidaridad con las víctimas de la crisis

Aunque hay elementos objetivos para vislumbrar que la tormenta de la crisis económica comienza a alejarse, no podemos pensar que todo ha pasado ya. No podemos pensar así, entre otros motivos, porque la crisis de carácter económico hunde sus raíces en una crisis moral, cuya regeneración hay que plantearse siempre a medio y largo plazo. Por ello aciertan de pleno los obispos cuando nos llaman a ser aún más solidarios con las víctimas de la crisis. En el Mensaje para el Día de la Caridad, que se celebra el domingo 22 de junio, festividad del Corpus Christi se nos invita expresamente a construir espacios de esperanza y a abrir los ojos al sufrimiento de los más pobres. La caridad, bien entendida, comienza por abrir los ojos a la realidad; una realidad que se puede mirar y valorar de muchas maneras. Los obispos, siguiendo la propuesta del Papa Francisco, quieren ver la realidad con los ojos de Dios y desde el lado de los que más lo necesitan. Sigue habiendo, muy cerca de nosotros, personas que tienen dificultades para acceder a los servicios más básicos y ante esas situaciones no podemos quedarnos inactivos ni sumidos en la indiferencia y el desaliento. El camino pasa por construir esos espacios de los que nos habla la Iglesia, lugares que sean germen de un futuro distinto, que generen esperanza y que permitan generar una economía que esté al servicio del hombre.