También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Sociedad | Informe de Unicef

Más del 26% de menores con discapacidad es víctima de algún tipo de violencia

En el mundo hay alrededor de 93 millones de menores de 14 años con algún tipo de discapacidad.
Foto Unicef
Foto Unicef

El 26,7 por ciento de los menores con discapacidad es víctima de algún tipo de violencia en el mundo ya que son uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad, que además tiene entre tres y cuatro veces más probabilidades de ser víctima de maltrato.Son datos que ha aportado hoy la directora de Sensibilización de Unicef, Marta Arias, durante la presentación del informe "Estado Mundial de la Infancia 2013", que en esta ocasión dedica un monográfico a los niños y niñas con discapacidad, a pesar de las pocas estadísticas que hay en esta materia.En el mundo hay alrededor de 93 millones de menores de 14 años con algún tipo de discapacidad, según cifras aportadas por Unicef que datan de 2004, y en España, donde también hay "ausencia de datos" en este sentido, hay 140.000 niños de hasta 16 años, única cifra disponible extraída del Instituto Nacional de Estadística de 2008.La directora ejecutiva del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Pilar Villarino, ha coincido en señalar, en la rueda de prensa, la falta de datos: "En España hay ausencia de datos lo que no nos permite evaluar la verdadera situación", ha asegurado Villarino.La situación actual de los menores con discapacidad la han ofrecido dos chicas, Yaiza Íñigo y María José López, quienes han subrayado que en España, a pesar de encontrarse entre los países desarrollados, se encuentran con obstáculos para poder vivir como el resto de menores.Yaiza Íñigo, de 20 años y con una sordera profunda, ha afirmado que la sociedad les "invisibiliza", que la escuela debe estar abierta a todos y debe invitar a los menores con discapacidad a participar en todo lo que ocurre en ella.Ha lamentado que en muchas ocasiones no se encuentre en igualdad de condiciones que el resto de chicos de su edad y ha recordado que las personas con discapacidad forman parte de la sociedad y hay una legislación que protege sus derechos aunque no siempre se materialice.En el mismo sentido se ha manifestado María José López, de 16 años y sorda, quien ha asegurado que ha notado los recortes del Gobierno en esta materia puesto que, entre otros, hay menos intérpretes de signos en el ámbito educativo.El informe de Unicef hace hincapié, según ha explicado su presidenta en España, Consuelo Crespo, en que cuando a los menores con discapacidad se les da la oportunidad son perfectamente capaces de superar los obstáculos y de convertirse en "agentes de cambio"."Cada oportunidad negada es una oportunidad perdida", ha destacado Crespo durante su intervención en la rueda de prensa.El acceso a la salud y a la educación, así como garantizar la nutrición y la protección frente a la explotación y el abuso, son claves para que este colectivo pueda integrarse en las comunidades.Los menores con discapacidad son objeto de mayor violencia que aquellos de su edad que no sufren ninguna discapacidad y es que tienen hasta tres y cuatro veces más de posibilidades de sufrir maltrato y el 26,7 por ciento, además, ha sido víctima de violencia física o sexual.En muchos casos, ha señalado la responsable de Sensibilización de Unicef, la violencia se ejerce en los centros especiales en los que los que se encuentran estos niños, una realidad que, entre otras cosas, lleva a esta organización de Naciones Unidas a hacer un llamamiento para no internar a estos menores en instituciones.Arias ha reiterado que la inclusión de los niños con discapacidad beneficia a toda la sociedad y por eso la organización ha propuesto un plan de acción que lucha contra la discriminación a todos los niveles.Así, reclama a los gobiernos que aún no lo han hecho a ratificar y aplicar las convenciones sobre discapacidad, insta a luchar contra la discriminación, a eliminar las barreras a la inclusión, a poner fin a la institucionalización, a avanzar más allá "de las normas mínimas" e incorporar a estos niños en la toma de decisiones, así como a promover la investigación.

Lo más visto