También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LÍNEA EDITORIAL

Un manual para la paz

En el momento en que se formulan todos los buenos deseos para el año recién iniciado, bueno sería que los políticos y los grandes agentes sociales se empaparan del mensaje que ha enviado al mundo Benedicto XVI, con motivo de la Jornada Mundial de la Paz. Muchos medios centran su atención en la denuncia la creciente desigualdad entre ricos y pobres que supone un permanente foco de tensión. Otros insisten en la necesidad de reformar el modelo económico, marcado por un capitalismo sin reglas que busca de la ganancia por encima del bien común, de los derechos y de los deberes sociales y, muy en especial, el derecho al trabajo. Otros apuntan su defensa de la estructura natural de la familia y la necesidad de proteger la vida en todas sus fases.     Pero el núcleo del mensaje es que la raíz de la violencia es negar la  naturaleza del ser humano, su capacidad de conocer la verdad y el bien,   en última instancia su apertura a Dios. Esta negación es la que pone en  peligro la paz, porque menoscaba la verdad y la justicia que son su fundamento. Por ello el Papa considera indispensable el desmantelamiento de la dictadura del relativismo moral como condición  para la paz, porque ese relativismo impide reconocer el valor y la dignidad de la vida humana, su sentido y orientación.   Benedicto XVI concluye afirmando que se necesita una pedagogía de la paz lo cual, en palabras del Papa, “exige una rica vida interior así como claros y válidos referentes morales”.