También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El mal tiempo impide recoger el fuel del pesquero

El viento y el oleaje han vuelto a impedir que comience la recogida del combustible derramado por del hundimiento del pesquero ruso Oleg Naydenov hace seis días, un reguero de manchas que cada vez se alejan más de Canarias, pero cuyos efectos comienzan ya a manifestarse en las aves marinas.

Salvamento Marítimo mantiene en la zona del vertido dos buques con equipos de recogida de hidrocarburos, el "Miguel de Cervantes" y el "Luz del Mar", apoyados por el remolcador "Punta Salinas", la embarcación "Guardamar Talía" y los aviones Sasemar 101 y 305.En ese punto del Atlántico, siguen soplando vientos del nordeste de 25 a 30 nudos (de 46 a 55 Km/h), que han provocado que la mancha principal del vertido se haya desplazado 38 kilómetros en dirección suroeste en las últimas 24 horas. Si ayer, domingo, se encontraba a 92 kilómetros de Gran Canaria, hoy, lunes, está ya a 130.En esas condiciones, el vertido se aleja cada vez más de las costas del archipiélago canario, pero los buques de Salvamento Marítimo trabajan en medio de olas de dos metros y medio que les impiden utilizar sus sistemas de succión de hidrocarburos. Entre tanto, las embarcaciones desplazadas hasta esa zona continúan dispersando mecánicamente la manchas de combustible más ligero, para facilitar su desaparición en el océano. Greenpeace ha calificado hoy de "insuficientes" los medios desplegados en ese área marítima para intentar contener el vertido."Lo que se está haciendo es como poner a un niño con una cuchara a vaciar una piscina", ha denunciado el portavoz de la organización ecologista, Juande Fernández, que considera que solo con cuatro barcos, la operación se puede dilatar demasiado y será imposible evitar los peores impactos del vertido sobre la fauna.De hecho, el fuel del Oleg Naydenov comienza ya a encontrarse en aves marinas: a las dos tortugas bobas rescatadas la semana pasada se ha unido hoy una pardela, con el plumaje tan dañado por el combustible que parece muy difícil de recuperar, ha confirmado el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Gran Canaria. La aparición de ese ave, en las cercanías del puerto de Arguineguín, en el sur de la isla, confirma los pronósticos de los últimos días por biólogos y ecologistas, que temían que el vertido esté provocando importantes daños a las aves marinas, aunque estas todavía no hayan llegado a la costa. Ante la previsión de que más animales hayan quedado impregnados de combustible del pesquero ruso, el Ministerio de Medio Ambiente ha preparado un operativo para recoger y atender a la fauna que aparezca con manchas de fuel, en el que cuenta con el apoyo de la Guardia Civil y de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en Canarias.Mientras tanto, el Ministerio de Fomento espera que mañana se encuentre ya sobre la zona del naufragio del Oleg Naydenov el buque de la empresa noruega Otech, contratada para intentar acceder al pecio con un robot submarino, a 2.400 metros de profundidad.El robot intentará tomar imágenes del arrastrero, para comprobar en qué estado se encuentra y si es posible afrontar el objetivo que se ha marcado Fomento: tratar de extraer el combustible que quede en sus tanques, para evitar más riesgos al medio ambiente (el Oleg Naydenov había cargado 1.409 toneladas de fuel cuando sufrió un incendio a bordo, en el puerto de Las Palmas). La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) ha instado al Gobierno a que, en paralelo, prepare un plan de prevención para hacer frente a una hipotética llegada del fuel a las costas. Por su parte, Greenpeace tiene previsto desplazar mañana un nuevo equipo al sur de Gran Canaria, para tomar muestras del vertido. Además, ha pedido a Fomento que permita embarcar en alguno de los buques de Salvamento a representantes del movimiento ecologista, para ofrecer mayor transparencia sobre la gestión de esta crisis.

Lo más visto