También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Dependen de una ley para sobrevivir

Los últimos minutos para las cabinas

A pesar de existir 50 millones de móviles, en noviembre se registraron en España 766.000 llamadas desde cabinas.
Imagen de una cabina de teléfono. Foto EFE
Imagen de una cabina de teléfono. Foto EFE

De 

De Superman a Matrix, pasando por un clásico del cine español como La Cabina de José Luis López Vázquez, las cabinas telefónicas forman parte del imaginario popular. Hace noventa años se instaló el primer teléfono público de pago en España en el Parque del Retiro. Hoy, estos teléfonos dependen de una ley para sobrevivir. El auge en el uso de los teléfonos móviles ha relegado las cabinas a un segundo plano.

En 1997 había más de 90.000 cabinas en nuestro país (0,23 cabinas por cada 100 habitantes). En la actualidad sólo quedan 18.300 -más 3.300 si contamos aquellas que no están situadas en la vía pública, como bares y hoteles-. En paralelo, el móvil pasó de casi un millón a más de 50 millones de líneas: más de un móvil por persona, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Banco Mundial.



Los celulares se han convertido en dispositivos imprescindibles en nuestro día a día. Con ellos podemos hacer mucho más que llamar, pero los cambios se suceden a gran velocidad. Lo que hace unos años era una novedad ahora está obsoleto. Las empresas de telefonía se ven obligadas a reinventarse continuamente y presentar apuestas innovadoras a un público ávido de sorpresas. El Mobile World Congress, que se celebra estos días en Barcelona, es el evento más importante de este sector.

Cada vez hay menos cabinas en territorio español y cada vez se utilizan menos. “El 88% de los españoles consultados responden que nunca han usado una cabina”, explica Telefónica en referencia a una encuesta del Eurobarómetro de 2014. Los datos de los meses de noviembre de los últimos tres años muestran un descenso de las llamadas efectuadas desde las cabinas. Según Telefónica, en noviembre de 2016 se registraron 766.499 llamadas, un 50,9% menos que en el mismo mes de 2014 (1.561.070 llamadas).


La mayor densidad, en Las Palmas


En España hay cerca de 12.000 cabinas que ya no son rentables para Telefónica. Las 6.000 restantes producen algún beneficio, pero no cubren el coste total de mantenimiento del servicio, de acuerdo con la compañía que gestiona este servicio universal. ¿Dónde se sitúan esas cabinas? Desde Telefónica indican que se encuentran sobre todo en zonas turísticas y en capitales como Madrid y Barcelona. El precio de las llamadas nacionales desde un teléfono público oscila entre 0,3 y 1,15 euros por una duración mínima establecida de tres minutos, dependiendo del destino al que llamemos.

Una gran ciudad del tamaño de Madrid cuenta con 1.003 cabinas. Es la localidad con mayor número de soportes. Con 3.165.883 habitantes, en la capital hay una cabina para 3.156 personas. Sin embargo, si paseamos por las calles de la localidad grancanaria de San Bartolomé de Tirajana, con una población cercana a los 55.000, podríamos llegar a contar hasta 113 teléfonos públicos: 486 personas por cabina. Una localidad que reúne varios de los requisitos para que sus cabinas sean rentables. El caso de este municipio de La Palma es llamativo. Ocupa el puesto número 15 entre las localidades con mayor número de cabinas. Sólo tiene por delante a capitales de provincia.

Así, no es de extrañar que el cabildo de Las Palmas de Gran Canaria sea la provincia española con mayor densidad de cabinas. Por cada 100.000 habitantes, hay 75,33 puntos de servicio. En la lista le siguen Ceuta, con 61,33, y Tenerife, con 57,79. Las provincias con menos densidad de cabinas son Guadalajara, con 24,35; Salamanca, 24,91, y Álava, 27,56. Madrid y Barcelona, las dos provincias con más cabinas y más población de España, están en la séptima y octava posición por el final, con 28,41 y 29,37 cabinas por cada 100.000 habitantes, respectivamente.




Las cabinas desaparecerán tal y como las hemos conocido hasta ahora. La cuestión es cuándo. La Unión Europea presentó el pasado septiembre una propuesta por la que los Estados miembros ya no estarán obligados a incluir los teléfonos públicos de pago en el servicio universal de las telecomunicaciones. De salir adelante, podríamos decir adiós a un icono de nuestras calles. Los móviles han asumido la función que las cabinas cumplieron en su día. De hecho, los datos apuntan que cada español dispone de al menos un teléfono móvil.

¿Por qué están operativas las cabinas?

Si los móviles tienen cada año un mayor protagonismo y las cabinas son cada vez más un elemento decorativo en la vía pública, cabría preguntarse por qué están aún operativas. La Ley de Telecomunicaciones considera los teléfonos públicos como un servicio universal. Por medio del Real Decreto 726 de mayo de 2011, la empresa que preste el servicio debe garantizar el acceso de los ciudadanos a una red de teléfonos públicos. La Ley es clara: ha de existir una cabina en los municipios de más de 1.000 habitantes, y habrá que añadir una más por cada 3.000.

En diciembre del año pasado, el Gobierno obligó a Telefónica a continuar con la gestión del servicio de teléfonos públicos de pago hasta el 31 de diciembre de 2017, tras haber quedado desierto el concurso público para su provisión. Pero se podría prorrogar incluso hasta finales de 2018. El Gobierno, sin embargo, ha tomado nota de la recomendación de la CNMC para eliminar las cabinas del servicio universal de telecomunicaciones. Lo considera un servicio en declive. A esto se añade que muchos países de la Unión Europea ya no prestan este servicio. Incluso puede que no se cumpla el plazo establecido, como se publicó en el BOE.



Este reportaje ha sido realizado por el equipo del Máster en Periodismo de Datos de Villanueva C.U., compuesto por:

Cristina Cándido Pavón @ccandidop
Beatriz Carbajo del Río @beatrizcarbajo
Ignacio Correa Fernández @ignaciocorrea3
Inés Cuervo Lucas @inescuer
Borja Galán Pascual @borja_jitis
Antonio Hernández Rodríguez @a_ahr1
Rocío López Mateo @rociolopezm5
Laura Martín Sánchez @lauramartingr
Xavier Martínez Galiana @xaviermartg
Nicol Montilla Hueso @NicoolMontilla
Coordinado por Javier Barriocanal @JBarriocanal




Metodología


Desde el Máster en Periodismo de Datos del Centro Universitario Villanueva, los alumnos han analizado el estado actual de los teléfonos públicos de pago en España y su relación con las líneas telefónicas fijas y móviles. Por teléfonos públicos entienden las cabinas ubicadas en la calle y también los teléfonos instalados en recintos privados como bares, universidades o aeropuertos.

Para ello se han recopilado cifras del número de teléfonos públicos existentes hasta el 30 de enero de 2017, suministradas por Telefónica Telecomunicaciones Públicas, S.A.U. Como sólo han obtenido la localización exacta de las cabinas, han centrado el análisis de datos en ellas. Los datos de localización de teléfonos públicos de pago se extrajeron de la web de Cabitel, filial de Telefónica, el 2 de febrero de 2017. Aquí se muestra la ubicación de los puntos de servicio; es decir, el lugar en que se encuentra un teléfono público. Para entenderlo mejor: hay 16.207 puntos de servicio, pero 18.300 cabinas. Se debe a que hay soportes con uno o más teléfonos. Han elaborado dos mapas. Uno muestra la proporción de cabinas por cada 100.000 habitantes, tomando como referencia el padrón continuo por provincia (julio 2016) del Instituto Nacional de Estadística (INE). El otro muestra la localización exacta de los teléfonos públicos ubicados en las calles españolas. Por otra parte, han cruzado el número de cabinas y teléfonos móviles de 1997 a 2015 por 100 habitantes, utilizando las cifras publicadas por el Banco Mundial y la CNMC.

Para los mapas se ha utilizado la herramienta de visualización Carto.

Lo más visto