También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Mañana

"Los porteros no dejaban salir para que nadie se fuera sin pagar"

Angel Esparza, es un albaceteño que estudia en Brasil que vive en la misma calle en la que está situada la discoteca Kiss, la discoteca en la que 232 jóvenes han encontrado la muerte.

De 

"Volvíamos de  casa de unos amigos y vimos salir a todo el parque de bomberos y claro en una ciudad tan pequeña te preguntas que puede pasar", cuenta Angel que aún recuerda como si lo estuviera viendo lo ocurrido la madrugada del sábado y además tenía amigos dentro, "si una amiga y una pareja también unos amigos paraguayos, es una ciudad pequeña y todo el mundo tenía a alguien dentro".Los amigos de Angel que vivieron en primera persona la tragedia cuentan que " el cantante tiró una bengala que prendió el techo de la discoteca, empezaron a salir pero los porteros no dejaban salir porque aquí en Brasil se paga cuando se sale y los porteros para evitar que la gente se fuera sin pagar no dejaban salir"."Yo he estado varias veces en esa discoteca, que sólo tiene una puerta de entrada y luego tienes que bajar unas escaleras, no tienes más o menos sensación de seguridad que en el resto de las discotecas de Brasil", cuenta  este albaceteño que estudia en el país sudamericano. "Santa María tiene 250.000 habitantes pero el ambiente es muy familiar, es una ciudad universitaria y hay muchos jóvenes que participaban en esa fiesta", explica Angel que enseguida habló con su familia en Albacete para que estuvieran tranquilos.Son 232 pero Brasil es un poco caótico y la gente está haciendo más caso a las redes sociales que  a las listas, porque la ciudad es pequeña y no tienen  los hospitales capacidad para tener a tanta gente,  y se les están llevando a otras ciudades a Porto Alegre, entonces casi es más fiable buscar a la gente en las redes sociales.

Lo más visto