También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
RELIGION | En el patio del Palacio Apostólico

Los nuevos 30 reclutas de la Guardia Suiza juran fidelidad al Papa

Prometen dedicarse al pontífice "con todas sus fuerzas, sacrificando incluso, si es necesario, su propia vida para defenderlo".
Audiencia del Papa a los nuevos miembros de la Guardia...
Audiencia del Papa a los nuevos miembros de la Guardia Suiza en la Sala Clementina (EFE)

De 

Ataviados con el uniforme de gala, de bandas azules, amarillas y rojas, que cumple ahora un siglo, los guardias fueron nombrados uno a uno en su lengua materna y desfilaron hasta tomar la bandera con la mano izquierda para alzar la derecha con los dedos pulgar, índice y medio, símbolo de la Trinidad de Dios, para confirmar el juramento.     El sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Giovanni Angelo Becciu aludió posteriormente a las distinciones honoríficas que concede el Papa y destacó que son "un signo de su reconocimiento y su ánimo a todo el cuerpo" de la Guardia Suiza.     La ceremonia de juramento, a la que asistieron cardenales, otras autoridades religiosas, civiles y militares y familiares se repite cada 6 de mayo en el patio de San Dámaso y conmemora la defensa de la Guardia Suiza al Papa Clemente VII ante la invasión de Roma de las tropas del emperador español Carlos V en 1527.     El Papa Francisco recibió ayer en audiencia a los nuevos soldados y a sus familiares y les recordó que "no es el uniforme, sino quien lo lleva, quien debe llegar a los otros por la gentileza, por el espíritu de acogida, por actitud de caridad hacia los otros".     La misión de la Guardia Suiza Pontificia, creada en 1506 a petición de Julio II, es la defensa del Papa y la seguridad de sus residencias, además de acompañarlo en sus viajes y velar por la protección del Colegio Cardenalicio en período de Sede Vacante.

Lo más visto