También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SOCIEDAD | Hace más de 230 millones de años

Los Nothosaurios fueron jienenses

El geólogo de la Universidad de Jaén (UJA) Matías Reolid ha descubierto restos óseos de tres especies de reptiles marinos en el área que va desde el municipio de Puente de Génave (Jaén) hasta Bienservida (Albacete).
Esqueleto de Nothosaurio. Foto Wikimedia Commons
Esqueleto de Nothosaurio. Foto Wikimedia Commons

 Se trata de los restos fósiles de vertebrados más antiguos que se han encontrado en Andalucía y por tanto de un hallazgo científico muy valioso para conocer el pasado más remoto de esta región, según ha explicado, en un comunicado de la UJA, el paleontólogo. "El análisis de estos fósiles y de los materiales en los que se encuentran ha revelado que en esta zona se produjo una inundación catastrófica en el Triásico, probablemente provocada por un tsunami o un huracán", en base al estado de los huesos descubiertos y a las estructuras que presenta la capa de caliza en la que se encuentran. El investigador añade que el contenido fósil y los rasgos geoquímicos corroboran la existencia de este evento de inundación catastrófica, el cual se produjo en un área emergida próxima al mar donde fueron arrastrados y depositados selectivamente los huesos de estos reptiles marinos que vivieron durante el Triásico. La mayoría de los restos óseos han sido hallados en el área de Villarodrigo y Las Atalayas, en la provincia de Jaén, sobre todo vértebras y costillas, y en menor medida fragmentos de pelvis, húmeros y elementos craneales que pertenecen a tres géneros de reptiles marinos, Nothosaurus, Simosaurus y Placodus. "Los nothosaurios podían alcanzar los tres metros de longitud y solían vivir en zonas costeras, tenían los dientes muy largos y se alimentaban de peces", explica el experto, que destaca que es importante no confundir estos reptiles con dinosaurios. Reolid es el responsable de una investigación en la que han colaborado expertos de la Universidad de Hamburgo y de la Universidad de Bristol, y en la que han contado con el apoyo de la Fundación Patrimonio Sierra de Segura, cuyos resultados han sido publicados recientemente en la revista internacional FACIES