También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ESPAÑA | Desafío soberanista

Los nacionalistas aplauden el decreto del 9-N

ERC se muestra partidaria "de votar", el PSC acusa Mas de alimentar una "gran frustración" con la convocatoria y por su parte, ICV pide a Moncloa no recurrir para solucionar el conflicto.
Nacionalistas catalanes / EFE
Nacionalistas catalanes / EFE

La firma del decreto que convoca la consulta del 9N en Cataluña, un texto que este sábado ha firmado el presidente Artur Mas en el Parlament, ha generado el aplauso de los partidos nacionalistas, así como que el rechazo del resto de grupos.El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha pedido que "sea respetada la voluntad de los ciudadanos de poder votar", pues ese es el deseo mayoritario de los catalanes. "Si nos prohíben votar soy partidario de votar, y para mi desobedecer significa votar", ha añadido.También se ha mostrado convencido de que el decreto firmado "responde a la ley, al Estatut y a la Constitución española" y afirma que le "preocupa" la actitud "nada democrática" que evidencia tener el Gobierno español.El PSC avisa de que no habrá consultaEl primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha acusado Artur Mas de "crear falsas expectativas y alimentar una gran frustración" con la convocatoria, pues en su opinión no se ajusta al marco legal de la ley de consultas y no se celebrará."Somos un partido que votó a favor de la ley de consultas, pero esta ley no puede amparar una pregunta propia de un referéndum, y la que se plantea lo es", ha sostenido el socialista en conferencia de prensa.En este sentido, Iceta ha aprobado que el Gobierno central recurra el decreto de convocatoria ante el Tribunal Constitucional (TC), que ha destacado que es quien hará de "árbitro" y decidirá sobre la legalidad de la convocatoria en última instancia.La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha asegurado por su parte que, con la convocatoria, Artur Mas ha levantado "un muro" para "dividir y enfrentar" a los catalanes, en lo que ve una "traición a la democracia".La popular ha acusado al Gobierno catalán de organizar un "referéndum sin garantías democráticas" que, según ha enfatizado, no está amparado por la Constitución y el Estatuto, y es "un fraude" basado en la ley de consultas.Por ello, ha reiterado que el decreto de convocatoria "tiene las horas contadas", y ha prometido que el Gobierno "va a garantizar la estabilidad de la democracia" y dará respuesta al "desafío" soberanista.ICV pide no recurrir y la CUP seguirá con la consultaPor su parte, la coordinadora nacional de ICV, Dolors Camats, ha exigido al Gobierno que no recurra el decreto, porque la "solución" al "conflicto político" es la democracia, y ha justificado la ausencia de su partido en la firma del mismo por ser un "acto de Govern".