También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ESPAÑA | Llegarán el próximo miércoles

Los mediadores vuelven a Euskadi ante la falta de avances de ETA

El mediador en el proceso de paz Jonathan Powell tiene previsto visitar Euskadi esta semana acompañado del dirigente del Sinn Féin, Martin McGuinness, para mantener diversos contactos ante el estancamiento del desarme de ETA.
Foto: EFE
Foto: EFE

De 

La izquierda abertzale y la plataforma Lokarri han preparado la visita de Powell y de McGuinness para tratar de insuflar esperanzas para que el proceso de paz dé algún paso, después de que hayan transcurrido casi cinco meses desde que ETA hiciera un primer gesto de entrega de armas ante la denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV), liderada por Ram Manikkalingam.Powell y de McGuinness tienen previsto llegar a Bilbao el miércoles, día 16, para mantener reuniones bilaterales con PNV, PSE y la izquierda abertzale, han informado a EFE fuentes conocedoras de la reunión.La intención también es verse con el lehendakari, Iñigo Urkullu, como ya hizo Powell a finales de febrero, pocos días después del anuncio de ETA sobre el primer gesto de desarme parcial.Pero el Gobierno Vasco es reacio a participar en esta nueva ronda de encuentros ante la falta de pasos que ha dado ETA desde su escenificación ante los verificadores.Urkullu afirmó el pasado 30 de junio en un curso de verano en El Escorial que confiaba en que hubiera algún gesto de la banda terrorista antes de fin de año al reprochar a ETA que es "un amarre del pasado que obstaculiza el progreso hacia el futuro" de Euskadi.Sin embargo, el lehendakari no los espera "a corto plazo", por lo que ha trasladado a los organizadores de la visita de Powell, quien fuera jefe de gabinete del ex primer ministro británico, Tony Blair, y de McGuinness, excomandante del IRA, que "no va a aportar nada si es para verificar que no hay avances" y que lo único que persigue es satisfacer "la necesidad y estrategia" de la izquierda abertzale, según fuentes del Ejecutivo.Sortu es consciente de que ETA está inmóvil, pero entiende que la presencia en Euskadi de Powell y McGuinness puede presionar a la organización terrorista para que acelere el proceso del fin de la violencia y por ello ha pedido a Urkullu que les reciba esta semana, añaden las fuentes.El Gobierno Vasco y el PNV están decepcionados con la actitud de la banda terrorista después de que sus esfuerzos de interlocución en los últimos meses del pasado año con todas las partes implicadas solo tuviera como respuesta de ETA dejar fuera de uso unas pocas armas, lo que el líder jeltzale, Andoni Ortuzar, definió como "fiasco" y "broma macabra" el pasado miércoles en Madrid.La poca predisposición de Urkullu a recibir a los mediadores también se justifica en que podría "entorpecer" la relación con el Gobierno de Mariano Rajoy y con el PP, ya de por sí complicadas.Urkullu está pendiente de programar una reunión con Rajoy para insistirle en la necesidad de que flexibilice la política que aplica con los presos de ETA para contribuir a desatascar el proceso en puertas de las elecciones generales y municipales previstas en 2015.Sin embargo, Rajoy se mantiene firme y no tiene intención de abrir la mano mientras ETA no desmantele sus estructuras y anuncie su disolución.La visita de los mediadores coincide además en un momento en el que las relaciones del PNV con la izquierda abertzale se han tensado aún más por el cruce de declaraciones en torno a los presos etarras.Ortuzar recriminó a Sortu haber "cambiado a los presos por votos" y abandonarles, a lo que la izquierda abertzale replicó acusando a PNV de "involución" en su postura en este ámbito.

Lo más visto