También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Los judíos que siempre fueron españoles

De 

El Gobierno tomó ayer una interesante decisión sobre los judíos sefardíes. Se aprobó un anteproyecto de ley que modifica el artículo 23 del Código Civil y que les va a permitir adquirir la nacionalidad española sin renunciar a la que tienen en este momento. Es una medida fundamentalmente simbólica porque es necesario residir dos años en España y no parece que sean muchos los que vayan a emigrar. En todo caso es un gesto lleno de contenido porque, en cierto modo, supone reconocer un error histórico. Los judíos sefardíes eran parte esencial de nuestra antigua nación antes de su expulsión en 1492. Solo una comprensión parcial de lo que debía ser un Estado moderno, que venía de Europa y que era ajeno a la tradición española, provocó el exilio forzado. Los judíos en el tiempo de la expulsión eran tan españoles como el resto. La diáspora salpicó Marruecos, Turquía y muchos países. Se guardaba la memoria de Sefarad y del ladino, un tesoro de la lengua española. Mientras que en nuestro país crecía la obsesión por limpieza de sangre, como si el cristianismo fuera una cuestión de genética y no un resultado de la gracia y la libertad. Con esta decisión del Gobierno podemos reconocer que la sangre española es sangre también judía. Los españoles podemos sentirnos orgullosos de la herencia espiritual y cultural que nos viene del mundo judío.

Lo más visto