También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Ángelus del domingo

Los cristianos debemos ser "granos" que den frutos

Miles de peregrinos han asistido esta mediodía al rezo del Ángelus del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro en este V Domingo del Tiempo de Cuaresma, a punto de entrar en la Semana Santa. El Santo Padre ha reflexionado sobre el Pasaje del Evangelio de los griegos que quieren ver a Jesús y que se proclama en las Misas de este domingo. También ha regalado algunos evangelios de bolsillo invitando a leer y profundizar en Él. Tras rezar el Ángelus, el Pontífice ha agradecido la acogida de los anpolitanos en su visita pastoral al Sur de Italia ayer. También ha recordado que hoy es el Día Mundial del Agua.

En este quinto domingo de Cuaresma, el evangelista Juan nos llama la atención con un detalle curioso: algunos "griegos", de religión judía, llegaron a Jerusalén para la fiesta de la Pascua, se dirigen al apóstol Felipe, y dicen: "Queremos ver a Jesús "(Jn 12:21). En la ciudad santa, donde Jesús fue la última vez, hay mucha gente. No son pobres y sencillos, que acogieron con satisfacción el profeta de Nazaret reconociéndolo como el Enviado del Señor. Están los sumos sacerdotes y líderes del pueblo, que lo quieren eliminar porque lo consideran herético y peligroso. También hay personas, como esos "griegos", que son curiosos de verlo y saber más acerca de su persona y de sus obras, la última de los cuales - la resurrección de Lázaro – que ha causado un gran revuelo. "Queremos ver a Jesús": estas palabras, al igual que muchas otras en los Evangelios, van más allá del episodio particular y expresan algo universal; revelan un deseo que atraviesa épocas y culturas, un deseo presente en los corazones de muchas personas que han oído hablar de Cristo, pero aún no lo han encontrado.  Respondiendo indirectamente, en modo profético , a aquel pedido de poder verlo, Jesús pronuncia una profecía que revela su identidad y muestra el camino para conocerlo de verdad: "Ha llegado la hora que el Hijo del Hombre sea glorificado" (Jn 12, , 23). ¡Es "la hora de la cruz! Es la hora de la derrota de Satanás, el príncipe del mal, y el triunfo definitivo del amor misericordioso de Dios. Cristo declara que será "levantado de la tierra", una expresión con doble significado. (v 32): "Levantado" porque crucificado, y "levantado" porque será exaltado por el Padre en la Resurrección, para atraer a todos a sí mismo y reconciliar a los hombres con Dios y entre ellos. La hora de la Cruz, la hora más oscura de la historia, es también la fuente de salvación para todos los que creen en Él.   Continuando en la profecía acerca de su inminente Pascua, Jesús usa una imagen sencilla y evocadora, la del "grano de trigo" que cae en la tierra, muere para dar fruto (cf. v. 24). En esta imagen encontramos con otro aspecto de la Cruz de Cristo: aquel de la fertilidad. La muerte de Jesús, de hecho, es una fuente inagotable de vida nueva, que lleva en sí el poder regenerador del amor de Dios. Inmerso en este amor por el Bautismo, los cristianos pueden convertirse en "granos" y dar muchos frutos, al igual que Jesús, "pierden la propia vida" por amor de Dios y al prójimo (cf. v. 25). Por esta razón, a aquellos que hoy también "Quieren ver a Jesús", a todos aquellos que buscan el rostro de Dios; los que recibieron una catequesis de pequeño y luego no profundizaron; a muchos de los que aún no han encontrado a Jesús personalmente ...; a todas estas personas podemos ofrecer tres cosas: el Evangelio; el crucifijo y el testimonio de nuestra fe, pobre, pero sincero. El Evangelio: ahí podemos encontrar a Jesús, escucharlo, conocerlo. El crucifijo: signo del amor de Jesús, que se entregó por nosotros. Y después una fe que se traduce en gestos simples de la caridad fraterna. María, nuestra Madre, nos ayude a seguir a Jesús en el camino de la cruz y la resurrección.   Después del Angelus Ayer estuve en Nápoles de visita pastoral, debo agradecer la calurosa acogida de todos los napolitanos, tan buenos. Muchas gracias Queridos hermanos y hermanas,   Hoy es el Día Mundial del Agua, patrocinado por las Naciones Unidas. El agua es el elemento más esencial para la vida, y de nuestra capacidad para cuidarla y compartirla depende el futuro de la humanidad. Por lo tanto, animo a la comunidad internacional para asegurar que las aguas del planeta estén adecuadamente protegidas y que nadie sea excluido o discriminado en el uso de este derecho, que es un bien común por excelencia. Con San Francisco de Asís digamos: "Alabado sea" mi "Señor, por la hermana agua, / la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta" (Cántico del Hermano Sol). Saludo a todos los peregrinos presentes, especialmente el coro de "Conservatorio Profesional de Música" de Orihuela (España), los jóvenes del Colegio Saint-Jean de Passy París, los fieles de Hungría, y las bandas del Cantón Ticino (Suiza) . Saludo la Orden Franciscana de Cremona, UNITALSI de Lombardía, el grupo intitulado al obispo mártir Oscar Romero, que pronto será beatificado; así como los fieles de Fiumicino, los niños de la Primera Comunión Sambuceto, los chicos de Rávena, Milán y Florencia, que han recibido recientemente o están a punto de recibir la Confirmación. Y ahora vamos a repetir un gesto que ya he realizado el año pasado: de acuerdo con la antigua tradición de la Iglesia, durante la Cuaresma se entrega el evangelio a los que se preparan para el bautismo; así que ahora ofrezco a ustedes que están en la plaza un Evangelio de bolsillo. Será distribuido gratuitamente por algunas personas sin hogar que viven en Roma. Tómenlo y llévenlo con ustedes, para leerlo a menudo, todos los días. ¡La Palabra de Dios es luz para nuestro camino! Les deseo a todos un buen domingo. Por favor no se olviden de rezar por mí. ¡Buena almuerzo y adiós!  

Lo más visto