También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En ABC

Los barones temen que Sánchez acepte el voto nacionalista

Micaela Navarro, Pedro Sánchez y César Luena durante la reunión...
Micaela Navarro, Pedro Sánchez y César Luena durante la reunión de la Comisión Ejecutiva. PSOE

El líder del PSOE cuadra agendas para estudiar con Iglesias una estrategia de gobierno que requeriría del apoyo de los separatistas.

Pedro Sánchez está siguiendo fielmente su hoja de ruta: cualquier solución menos abstenerse en otra investidura de Mariano Rajoy como ansían los presidentes autonómicos socialistas para acabar con un bloqueo que ya les afecta presupuestariamente.

El Comité Federal del PSOE prohibió a Sánchez, en su resolución del 28 de diciembre, pactar con ERC y la antigua Convergencia. Por eso, el líder socialista no está buscando activamente ese voto para su hipotética investidura, sí el de Podemos con cuyo líder, Pablo Iglesias, se verá esta semana, pero se está dejando querer con el argumento, acuñado en la anterior legislatura, de que "una cosa es pedir que te voten los independentistas y otra rechazar el voto que tu no has pedido".

Y eso, según publica este martes ABC, pone nerviosos a unos barones que hasta ahora preferían creer que todo es "teatrillo" de Sánchez para no aparecer como causante del bloqueo y de terceras elecciones. Cuentan los días que faltan para que llegue la noche electoral del 25 de septiembre y se vea en los resultados en Galicia y País Vasco el efecto de "marear la perdiz"; y, sobre todo, para que, a partir de esa fecha, convoque de una vez al Comité Federal.

Tan mal están las cosas en el PSOE, tan rotas las relaciones, que la esperanza de los barones es que los resultados sean tan malos que ya no quepa duda de que el PSOE debe facilitar la investidura del líder del PP para evitar la catástrofe de todo el partido en unas terceras elecciones generales.

En definitiva, quieren que Sánchez deje de "engañar" a la militancia con una investidura imposible; el llamado "gobierno Frankenstein", como lo bautizó Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE, Podemos, PNV, ERC y la antigua Convergencia), que pone los pelos de punta a la vieja guardia y a un buen número de cargos orgánicos socialistas, no solo barones.

Sigue leyendo más en abc.es

Lo más visto