También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Fundación Wellington

Los alumnos del Curso de Periodismo Taurino visitan la Biblioteca Carriquiri

La biblioteca Carriquiri, propiedad del ganadero Antonio Briones y considerada como uno de los tesoros bibliográficos de la Tauromaquia, ha sido visitada por los alumnos del Curso de Periodismo Taurino de la “Fundación Wellington”.
Los alumnos del Curso de Periodismo Taurino de la Fundación...
Los alumnos del Curso de Periodismo Taurino de la Fundación Wellington junto a Antonio Briones

Durante las dos horas de visita, conocieron de manos de José María Sotomayor el funcionamiento de la misma. El sistema de registro de los volúmenes: Fichas digitalizadas con los detalles propios de cualquier biblioteca al uso, y con especial detenimiento en la encuadernación. El tamaño, el material en que están realizadas las tapas, el tipo de encuadernado… En total unos 14000 libros registrados en los cuales se trata el tema taurino. Bien por ser libros específicos de toros, o por ser bibliografía mixta, como los Sinodales de Toledo, donde se refleja la queja de los sacerdotes por la celebración de las corridas de toros los domingos.   Los alumnos siguieron la visita a través de La Tauromaquia de Goya, fechada en 1815 y que tal y como explicó Briones, fue adquirida en Nueva York. Según continuaba la visita, el tono se hacía más ameno entre los alumnos y los mecenas de la cultura: “Los libros son unos personajillos que tienen su corazoncito. Son rencorosos, y si los prestas desaparecen”. Así hablaba el propietario de la biblioteca de su tesoro, del cual destacó “está disponible para realizar cuantas consultas y estudios se necesiten de ella, pero nunca para sacar libros ”puesto que son el objeto más agradecido, lo recoges de un contenedor, como algunos de los que aquí nos acompañan, y le das su sitio, su lugar para contribuir a la cultura”. Y todo ello porque los volúmenes son adquiridos de muchas formas, bien por compra en librerías, subastas, entre particulares, o rescatándolos de contenedores donde alguien los depositó pensando que no valían. Para finalizar la visita, Antonio Briones destacó la importancia de la cultura y todo lo que entre esas paredes se recoge: “Mucha filosofía, poesía, prosa. Las grandes críticas y crónicas reflejo del arte, la cultura, el valor y el rito”.