También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
BIOLOGÍA MARINA

La longevidad de especies marinas aumenta con la profundidad a la que viven

La longevidad de especies marinas como los corales y las gorgonias aumenta con la profundidad a la que viven, según ha concluido un estudio de biólogos del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio), del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) y de la de Universidad de Colorado (EEUU).

  • Agencia EFE

La longevidad de especies marinas como los corales y las gorgonias aumenta con la profundidad a la que viven, según ha concluido un estudio de biólogos del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio), del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) y de la de Universidad de Colorado (EEUU).

El estudio, que publica la revista "Proceedings of the Royal Society of London B", detalla que los ecosistemas marinos profundos -de 100 a 1.000 metros de profundidad- están dominados por especies longevas que llegan a vivir cientos o miles de años, mientras que en aguas someras abundan generalmente las especies que sólo viven algunas decenas de años.

Los biólogos Cristina Linares e Ignacio Montero Sierra (IRBio), Joaquim Garrabou y Jean-Baptiste Ledoux (ICM-CSIC) y Daniel F. Doak (Universidad de Colorado) han estudiado por primera vez el impacto de los factores ambientales -luz, nutrientes, temperatura, perturbaciones físicas, etcétera- sobre los patrones de longevidad de especies sésiles que habitan los fondos marinos (corales, gorgonias, esponjas, macroalgas, bivalvos...).

Este trabajo tiene su relevancia porque hasta ahora las comunidades biológicas más estudiadas por los investigadores se encuentran sobre todo en profundidades máximas de 30-40 metros (arrecifes tropicales, comunidades algales del infralitoral, etcétera).

Este nuevo trabajo concluye que a más profundidad, más longevas son las especies marinas que viven adheridas al sustrato porque los factores ambientales son más estables y protegidos frente a las perturbaciones del medio.

"Hasta ahora no había ningún estudio científico que demostrara cuantitativa y sistemáticamente este patrón entre la profundidad y la longevidad", ha subrayado Cristina Linares.

Entre otras cosas, la investigación ha determinado que el coral rojo (Corallium rubrum) puede vivir hasta más de 500 años, y que es una de las especies de antozoos más longevas descritas hasta ahora.

Los biólogos han llegado a este resultado combinando análisis de las series de datos demográficos con nuevas técnicas de modelización de dinámica de poblaciones.

En el Mediterráneo, los corales 'Lophelia pertusa' y 'Madrepora oculata', grandes constructores de arrecifes marinos en aguas frías, también tienen una alta longevidad, igual que algunas fanerógamas marinas, como a Posidonia oceánica.

Según Ignacio Montero, "en los hábitats más profundos -más estables que los ecosistemas superficiales-, predominan las especies con mayor longevidad: son organismos con dinámicas poblacionales también estables, tasas de crecimiento muy lentas, alta supervivencia de los individuos adultos y menor éxito reproductor, unos factores que limitan su capacidad de recuperación ante los efectos de las perturbaciones ambientales".

El estudio constata que en aguas someras, la diversidad de estrategias de vida es mayor y pueden coexistir especies de perfil más longevo con otros de vida más corta.

En términos de conservación de la biodiversidad, los autores alertan de los efectos de la acción humana sobre los habitantes más vulnerables de los fondos marinos.

"Las especies longevas de los hábitats más profundos son especialmente sensibles a los impactos que hacen aumentar la mortalidad de los individuos adultos", ha avisado Joaquim Garrabou.

En consecuencia, las especies de los fondos más profundos muestran una resiliencia baja ante el impacto ambiental generado por actividades humanas que pueden ser altamente destructivas, como la pesca de arrastre.

Los investigadores han alertado de que ante una perturbación del hábitat natural, algunas especies pueden tardar decenas o cientos de años en recuperarse, en caso de que lo puedan hacer.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado