También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
"La vida no se tiene para guardarla uno mismo", muestra a los jóvenes

Llamamiento del Papa al cese de la violencia en Siria

Señalando asimismo su preocupación por los obispos secuestrados en la amada nación siria, el Santo Padre renovó, en el marco de su audiencia general de hoy, la invitación a la paz que pronunció en Pascua:
El Papa Francisco durante la audiencia. REUTERS
El Papa Francisco durante la audiencia. REUTERS
  • cope.es
  • cope.es

Texto llamamiento del Papa: El secuestro de los metropolitas greco-ortodoxo y siro-ortodoxo de Alepo, sobre cuya liberación hay noticias contradictorias, es un signo ulterior de la trágica situación por la que está atravesando la querida nación siria, donde la violencia y las armas siguen sembrando muerte y sufrimiento. Al tiempo que recuerdo en la oración a los dos obispos con el anhelo de vuelvan pronto a sus comunidades, ruego a Dios que ilumine los corazones. Renuevo la apremiante invitación que dirigí el día de Pascua, para que cese el derramamiento de sangre, se preste la necesaria asistencia humanitaria a la población y se encuentre cuanto antes una solución política a la crisis. Anteriormente, durante su catequesis y ante más de 80 mil peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Obispo de Roma reflexionó sobre tres textos del Evangelio que ayudan a entrar en el misterio de una de las verdades que se profesan en el Credo: que Jesús «de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos».Hablando a los jóvenes les dijo: “¡No entierren sus talentos! La vida no se tiene para guardarla para uno mismo, se tiene para entregarla” y explicó que “en la parábola del juicio final, se describe la segunda venida del Señor y se advierte que seremos juzgados en la caridad, según lo que hemos amado a los demás, especialmente a los más necesitados”,. Texto completo de las palabras del Papa en español: Queridos hermanos y hermanas: Deseo reflexionar sobre tres textos del Evangelio que ayudan a entrar en el misterio de una de las verdades que se profesan en el Credo: que Jesús «de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos». En la parábola de las diez vírgenes, el Esposo que las jóvenes esperan con las lámparas de aceite es el Señor. El tiempo de la espera, es el tiempo que otorga Él antes de su venida final. En la parábola de los talentos, se recuerda que Dios ha concedido unos dones, que se han de emplear y multiplicar, pues a su regreso preguntará cómo se han utilizado. Queridos jóvenes, ¿han pensado en los talentos que Dios les ha dado? ¿Han pensado cómo ponerlos al servicio de los demás? ¡No entierren estos talentos! La vida no se tiene para guardarla para uno mismo, se tiene para entregarla. En la parábola del juicio final, se describe la segunda venida del Señor y se advierte que seremos juzgados en la caridad, según lo que hemos amado a los demás, especialmente a los más necesitados. No se conoce ni el día ni la hora del regreso de Cristo; lo que se pide es estar preparados para el encuentro, que significa saber ver los signos de su presencia, tener viva la fe con la oración y con los sacramentos; se trata de ser vigilantes para no dormirnos, para no olvidarnos de Dios.Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular al grupo de la Arquidiócesis de Córdoba, Argentina, así como a los provenientes de España, Colombia, México y los demás países latinoamericanos. Invito a todos a vivir este tiempo presente que Dios nos ofrece con misericordia y paciencia, para que aprendamos cada día a reconocerlo en los pobres. Muchas gracias.

Lo más visto