También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La Liga Árabe y el yihadismo

Al tiempo que Barak Obama anunciaba en Washington un nuevo plan para afrontar la barbarie del Estado Islámico, la antaño poderosa Liga Árabe acordaba en El Cairo la adopción de una serie de medidas sin precedentes para combatir los movimientos radicales. Entre otras figura la de cooperar con todas las iniciativas internacionales, regionales y nacionales destinadas a este mismo fin, así como el cese de  los envíos de armas y fondos a esos movimientos. Es la primera vez que esta organización de los Estados árabes ha reconocido que el “yihadismo” se ha aprovechado de su silencio cómplice, cuando no ha recibido ayudas económicas y militares. Ninguna acción internacional será efectiva si no existe una firme voluntad, por parte de los países islámicos, de erradicar las raíces de un terrorismo que se nutre de una lectura radical de las leyes islámicas, muy común entre numerosos predicadores.Los doctores de la ley islámica, los “ulemas”, ya habían rechazado estos días el “yihadismo” practicado por el Estado Islámico que, afirman, nada tiene que ver con el Islam. Pero el Islam que se enseña y predica en numerosas “madrasas” y mezquitas ofrece, con frecuencia, una deformación interesada del Corán. Ni la Liga Árabe ni la mucho más poderosa Organización de Cooperación Islámica han sugerido todavía la necesidad de revisar toda la enseñanza que se imparte en sus propios países y que está engrosando los adeptos del “yihadismo”. No se trata sólo de dar la batalla militarmente al Estado Islámico, sino de revisar a fondo todo un sistema de enseñanza que desconoce la libertad religiosa y de pensamiento como expresión fundamental de la dignidad humana.

Lo más visto