También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Lecciones tras la absolución del ex Presidente alemán

La justicia ha absuelto al ex Presidente alemán Christian Wulff de las acusaciones de corrupción que pesaban sobre él, dos años y 10 días después de su dimisión. La sentencia obliga a resarcirle por los daños, aunque algunos serán difícilmente reparables. Wulff ha sufrido una durísima presión, tanto desde los medios de comunicación como desde la fiscalía, a la que muchos acusan de exceso de celo. El antiguo número 2 de Angela Merkel en la CDU podrá volver ahora a la política activa rehabilitado, una vez demostrado que no cometió ninguna ilegalidad durante su etapa al frente del gobierno regional de Baja Sajonia. Esto no significa cuestionar que su dimisión en 2012 estuviera justificada. Wulff cometió errores de bulto, como grabar un amenazador mensaje en el buzón de voz de un periódico, y su continuidad en la Presidencia Federal hubiera quedado lastrada por la sospecha. La canciller Merkel ha hecho bien al imponer un elevado nivel de exigencia a los máximos cargos públicos. La dimisión de Wulff fue precisamente la prueba de fuego de que la norma no permitía excepciones.Vista desde España esa cultura política produce asombro e incluso envidia. Con todo, hay otras medidas contra la corrupción menos vistosas, pero igual o más eficaces, que bien podríamos importar de Alemania, como poner coto a la excesiva presencia de los partidos políticos en la vida pública, garantizar la independencia de la justicia o racionalizar y establecer claramente el reparto de competencias entre las diferentes administraciones.

Lo más visto