También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En ABC

Las víctimas no tenían antecedentes

Las víctimas no tenían antecedentes
Las víctimas no tenían antecedentes

Un matrimonio y sus dos hijos, de cuatro y un año, todos de origen brasileño, fueron encontrados descuartizados ya entrada la noche del pasado sábado en el chalé que tenían alquilado en una urbanización de Pioz, localidad situada al sur de Guadalajara y a 60 kilómetros de Madrid. Se trata de uno de los crímenes más atroces cometidos en nuestro país en los últimos años, cuyo móvil es por el momento una incógnita, aunque ayer se barajaba un posible ajuste de cuentas. Sin embargo, el hecho de que la pareja no tuviera antecedentes policiales hace que los investigadores no descarten otras hipótesis. Anoche no se habían facilitado más datos de las víctimas.

Los encargados de la investigación se centraban ayer en conocer el círculo social en el que se desenvolvían las víctimas y sus últimos movimientos. Evidentemente se centran sobre la pareja -en especial en el hombre-, porque se considera que los niños fueron «víctimas colaterales» del terrible suceso. Algunas fuentes hablaban de un ajuste de cuentas, a pesar de que al matrimonio no le constan antecedentes delictivos. Lo que parece descartarse, tras la inspección ocular, es la hipótesis de un simple robo como detonante de los hechos.

Uno de los datos que más llama la atención de los investigadores es que las puertas de la casa no estaban forzadas, lo que indica que quienes cometieron el crimen podían conocer a sus víctimas. Precisamente por ello es clave averiguar con quiénes se relacionaban. Para ello, los investigadores intervinieron distinta documentación que había en el chalé. La Guardia Civil, además, va a pedir la colaboración de las autoridades brasileñas para que faciliten toda la información que tengan de la familia.

Esta localidad de Guadalajara, próxima a Alcalá de Henares, vivió a finales de los 90 una fuerte expansión urbanística, durante la cual proliferaron las urbanizaciones en las que muchos madrileños tenían su segunda vivienda. Es el caso de la urbanización La Arboleda, que cuenta con unos 600 chalés.

Sigue leyendo en ABC.ES