También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En Santiago, Chile

Lanzan globos de vídeovigilancia para combatir la delincuencia

Dos barrios acomodados del sector oriente de la ciudad de Santiago inauguraron un polémico sistema de vídeovigilancia con globos aerostáticos con el objetivo de disminuir los niveles de delincuencia.
Centro de control
Centro de control

"Se trata de un globo relleno de helio que puede subir y bajar rápidamente, tiene aletas para evitar desplazarse con el viento y cámaras de alta resolución que dejarán grabaciones que pueden servir como prueba en casos delictivos, además de jugar un papel disuasivo", dijo hoy a Efe Avram Fritch, director de la empresa Global Systems encargada de implementar el sistema.Los globos, de cinco metros de diámetro, funcionan con cámaras que cuentan con 360 grados de visión y son capaces de reconocer a personas y matrículas de coches en movimiento a 1.600 metros de distancia."Esta tecnología nos permitirá contar con medios de prueba necesarios para presentar ante la Justicia en caso de que se produzca un acto delictivo. Éste es un complemento, un instrumento de apoyo desde el aire, con gran visibilidad, que se suma a todo el recurso tecnológico y humano existente", sostuvo Francisco de la Maza, alcalde de Las Condes, uno de los municipios santiaguinos que ha implementado el sistema.El sistema de vigilancia, de fabricación y diseño israelí -que se emplea en 45 países tanto con fines militares como civiles-, cuenta con un diámetro de grabación de 30 manzanas a la redonda y está dotado de dos cámaras de alto alcance, una para grabar de día y otra con visión nocturna, lo que permite obtener imágenes nítidas de manera constante las 24 horas.El uso de este sistema, que no cuenta con el apoyo de toda la comunidad, ha generado un debate sobre los límites de la vigilancia y su regulación.Felipe Guevara, el alcalde del municipio santiaguino de Lo Barnechea, donde también se ha instalado el sistema de vídeovigilancia aérea, aseguró que se trata de una "falsa discusión", pues actualmente cualquier actividad humana está "vigilada por satélites todo el día y toda la noche"."Google me entrega toda la información de cómo es la casa de mi vecino, así que este debate es una falsa discusión", sentenció el jefe comunal.En tanto, el coordinador de políticas públicas de la ONG Derechos Digitales, Juan Carlos Lara, dijo hoy a Efe que "ésta es una falsa comparación, pues hay que diferenciar entre el uso de satélites con el objetivo de mapear del de la observación constante de lo que está ocurriendo"."El poder de este sistema es tal que puede violar la privacidad de los vecinos, pues las cámaras pueden grabar sus jardines, sus terrazas y hasta entrever lo que pasa dentro de los departamentos", aseveró Lara.Por ello, el diputado demócrata cristiano Matías Walker, integrante de la comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara baja, instó al Gobierno a regular el uso de este tipo de globos operados por empresas de seguridad privada ya que, a su juicio, puede prestarse para "espionaje"."Estos elementos pueden ser una amenaza a la seguridad nacional, a dependencias del Ejército, pueden prestarse para espionaje", afirmó el diputado.Los globos serán operados de forma permanente por un equipo capacitado de ocho mujeres que trabajarán por turnos desde una estación de control.Para el empresario y exsubsecretario de Prevención del Delito Cristobal Lira la medida evitará el mal uso de las imágenes registradas que pueda derivarse de la invasión de la privacidad."Se ha contratado a mujeres para que estén detrás de las pantallas porque de alguna forma ellas se dedican más a perseguir la delincuencia y no a entrometerse en la vida privada de las casas y los departamentos", aseguró Lira.Para el empresario, en este momento la seguridad pasa por delante de la libertad, porque "los actuales niveles de delincuencia están mermando la libertad de la gente honrada", que actualmente "no se atreve a salir a comer una noche o ir al cine" por miedo a ser asaltada.