También en directo
Ahora en vídeo

Kenia, una nación en luto

De 

Al menos 36 personas han muerto este martes, y varias decenas han resultado heridas de gravedad, en un nuevo ataque terrorista perpetrado por la milicia somalí Al Shabab, grupo islamista vinculado a Al Qaeda que ya asesinó la semana pasada a 28 personas tras parar un autobús y obligar a los pasajeros a recitar versos del Corán, matando a todos aquellos que no los conocían.Los obispos de Kenia son de los pocos que han alzado la voz en estos días con una Declaración en la que hablan tanto del luto y la barbarie en la que se halla sumida el país como de la necesidad de actuar cuanto antes para que la situación no se vaya aún más de las manos. Kenia es a día de hoy casi un Estado fallido. La corrupción institucionalizada se ha extendido por todas partes y parece que nadie puede garantizar un mínimo de seguridad a la población. Urge que la Comunidad Internacional tome medidas y que, recordando las palabras del Papa Francisco ante el presidente Erdogan en Turquía, los propios dirigentes islámicos se posicionen sin ambages. Deben dar un paso al frente y condenar toda forma de fundamentalismo. El terrorismo islamista supone una lacra, en primer lugar para los propios musulmanes que desean la paz. Por eso mismo, y porque no es suficiente con desearla, ha llegado el momento de que todos los dirigentes islámicos condenen enérgicamente a aquellos que utilizan la religión para justificar la violencia.

Lo más visto