También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 02/01/2013

Justicia para Payá y Carromero

Después de pasar cinco meses y diez días incomunicado en una de las cárceles más degradadas de Cuba, el dirigente madrileño de Nuevas Generaciones del PP, Ángel Carromero, cumple en el Centro Penitenciario de Perogordo, en Segovia, una sentencia impuesta por los tribunales cubanos que se puede calificar de más que dudosa. La visita de la ex Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, al centro penitenciario, ha confirmado el difícil estado anímico de Carromero que ha padecido una injusta detención y un trato degradante. Los buenos oficios de la diplomacia española para traerlo a España deben ser el principio de un proceso de clarificación de la verdad. Habrá que esperar a sus anunciadas declaraciones para tener una idea clara del proceso político que ha padecido por parte de la dictadura castrista, y para que se inicie el obligado camino de reparación moral y legal de su persona. Tampoco se debe obviar la solicitud de Esperanza Aguirre de que se abra una investigación internacional sobre la muerte del disidente cubano Oswaldo Payá, que siempre defendió las libertades y la transición pacífica a la democracia de un régimen que vive anclado en la ideología totalitaria, sustentada por la atávica demagogia del líder y de su entorno. La justicia para Payá y para Carromero debe ser una prioridad para España y para la Comunidad Internacional.