También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SOCIEDAD | Caso Marta del Castillo

El juez abre diligencias a Carcaño por un nuevo delito contra la integridad moral

Es previsible que Carcaño tenga que declarar de nuevo ante el juez, para lo que será trasladado a Sevilla desde la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).

El juez que investigó la muerte de Marta del Castillo ha decidido abrir nuevas diligencias contra su asesino, Miguel Carcaño, después de que la Audiencia de Sevilla dedujese testimonio contra él por un delito contra la integridad moral de los padres al dar una octava versión sobre el destino del cuerpo. Fuentes del caso han informado a Efe de que el juez de instrucción 4 de Sevilla se considera competente para asumir el caso, según las normas de reparto de los juzgados de Sevilla. Es previsible que Carcaño tenga que declarar de nuevo ante el juez, para lo que será trasladado a Sevilla desde la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), donde se encuentra internado desde septiembre de 2013. El pasado 26 de mayo, la Audiencia de Sevilla ordenó deducir testimonio contra Carcaño por un nuevo delito contra la integridad moral de los padres de la joven asesinada, ya que al dar hasta ocho versiones del destino del cadáver incurrió en una actitud "antisocial, despreciativa y burlesca" y en una "crueldad" que "no puede caer en saco roto". El juez de instrucción 4 es el mismo que investigó el asesinato ocurrido el 24 de enero de 2009 y mantiene abierta una pieza para la localización del cadáver, que no ha aparecido pese a las sucesivas búsquedas en el río Guadalquivir, en un vertedero de basuras, en la finca Majaloba de La Rinconada (Sevilla) y, en las últimas semanas, en una escombrera de Camas (Sevilla). Miguel Carcaño fue condenado por la Audiencia de Sevilla a veinte años de cárcel por asesinato y en febrero de 2013 el Tribunal Supremo confirmó esa parte de la condena y le añadió otro año y tres meses por un delito contra la integridad moral de la familia de la víctima. Dicho delito está contemplado en el artículo 173 del Código Penal, que prevé una pena de entre seis meses y dos años para quien infligiera a otra persona "un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral". La Sección Tercera de la Audiencia decidió abrir estas diligencias en el auto en el que confirmó el archivo, por falta de pruebas, de la nueva acusación de Carcaño de que en realidad fue su hermano Francisco Javier Delgado quien mató a la joven sevillana de un golpe en la sien con la culata de su pistola. Según los jueces de la Audiencia, "es conocido por notorio" que Carcaño ha dado una octava versión sobre el destino del cuerpo de Marta del Castillo, lo que ha vuelto a motivar una nueva búsqueda infructuosa en la escombrera de Camas, por lo que "no debe caer en saco roto este nuevo intento de distracción y ocultamiento de la realidad que, indiciariamente, se aprecia en su nueva declaración".