También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 1ª Corpus de Granada

José Tomás, verdad y leyenda

Volvió José Tomás a los ruedos españoles y lo hizo fiel a su verdad y a su leyenda. Triunfó y sufrió una fuerte voltereta que le dejó sin conocimiento. También destacó el joven Rafael Cerro, que cortó dos orejas. Finito de Córdoba se fue de vacío.
El de Galapagar cortó tres orejas y sufrió una fuerte...

De 

Fiel a sí mismo. Con su verdad y su leyenda a cuestas. Así regresó a los ruedos españoles José Tomás este jueves en Granada. Tres orejas, un gran susto en forma de voltereta de la que salió sin consciencia, una plaza rendida a su toreo y a su gesto de volver al ruedo tras quedarse grogui... José Tomás en estado puro.Pero además, José Tomás toreó. Demostró que había llegado a Granada en una envidiable forma física y con todas su bazas en el esportón. Se sobrepuso a un lote complejo y dispar. Se mostró templado y profundo con un sobrero almibarado de Juan Pedro Domecq. Toreo de temple y tiempos que comenzó a media altura, que mantuvo los tempos que marcaba la feble condición del toro y que después apretó por abajo cuando se echó la muleta a su izquierda. La izquierda de José Tomás. Un parón llegó después, y José Tomás sin pestañear para que el toro siguiese después la muleta y la plaza estallase con la emoción del momento. La estocada caída y un golpe de verduguillo para que llegase la primera oreja. El quinto fue un toro alto, hondo, con la seriedad de las cinco hierbas que traía. Toro áspero al que dejó crudo José Tomás en el caballo. El inico de la faena, eléctrico. Estatuarios ceñidos a más no poder. El del desdén como válvula de escape ante el torrente de emociones. Después la muleta de José Tomás ejerció de látigo fustigador. Mando contra falta de ritmo y entrega en el toro, siempre con la gaita arriba. Mano baja y toques precisos para hacer destroncar al toro. La verdad del toreo de José Tomás. Pero cuando la faena tocaba a su fin, el bruto quiso cobrarse traicioneramente la batalla que le había ganado el torero. Cuando éste ponía rumbo a tablas para cambiar el acero simulado por el de verdad, el de Victoriano del Río le levantó los pies del suelo. Por la espalda. Brutal la caída y conmoción en los tendidos al ver el cuerpo inmóvil del torero sobre el ruedo. Camino de la enfermería seguía sin responder. Minutos de tensión hasta que estalló la plaza puesta en pie mientras su ídolo regresaba al ruedo. Momentos vibrantes al grito de 'torero, torero'. Pinchó antes de la estocada casi entera que necesitó de nuevo de un golpe de descabaello. La plaza era un manicomio por entonces. Dos orejas y apoteósica vuelta al ruedo con el doble trofeo.Quien también rayó a buen nivel fue Rafael Cerro. Oportunidad de oro para un joven torero recién alternativado. Manejó con soltura y buen aire el capote en sus dos toros. A su primero, un animal de Domingo Hernández que sirvió en el primer tramo de la faena, le toreó con encaje, mano baja y temple. Y al que cerró plaza, con el coso granadino aún en estado de shock, supo sacarle lo que tenía en una actuación que comenzó con dos faroles de rodillas y acabó con dos pinchazos y una estocada.Finito de Córdoba, que lucía un curioso terno en grana y plata, se mostró mejor a derechas con el primer toro de Victoriano del Río que abrió plaza e insistió sin mucho sentido con el deslucido y rajado cuarto.Al finalizar la corrida quisieron sacar a hombros a José Tomás, que acudió por su propio pie hasta la enfermería de nuevo. Rafael Cerro, en un gesto de torero, se negó también a ser hizado por la puerta grande. Detallazo. FICHA DEL FESTEJO Granada, jueves 19 de junio de 2014. 1ª de Feria. Lleno de 'No hay billetes'. Tres toros de Victoriano del Río (1º, 5º y 6º), dos de Domingo Hernández (3º y 4º) y un sobrero de Juan Pedro Domecq (2º bis). Dispares de hechuras y cómodos de cabeza en líneas generales. Más cuajados 1º y 5º. De juego descastado en conjunto. Finito de Córdoba, silencio tras aviso y silencio. José Tomás, oreja y dos orejas. Rafael Cerro, oreja y oreja.

Lo más visto