También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Jordi Nomen: “Las pantallas, mal utilizadas, pueden dar lugar a la desinformación”

A menudo subestimamos la inteligencia de los niños. Jordi Nomen es profesor de secundaria y escritor y autor de 'El niño filósofo', y ha estado en 'Fin de Semana COPE' para hablar de Filosofía y de su libro.

 Niño viendo la televisión
  • COPE.es

La curiosidad forma parte de nuestro bagaje, el ser humano se basa en aprender”, es lo primero que asegura Jordi Nomen, profesor y filósofo, en 'Fin de Semana COPE', y añade que “los animales tienen una juventud muy limitada porque no necesitan aprender, el ser humano tiene una juventud muy larga porque necesitamos aprender muchas cosas”.

Cristina López Schlichting, directora del programa, le ha preguntado por el hecho de que haya gente joven que no se plantea preguntas, a lo que Nomen le ha explicado que, “de hecho, la curiosidad se trabaja. Uno nace con la posibilidad de ser racional, pero debe construirse como alguien razonable. Ser racional es la posibilidad pero ser razonable es la construcción que requiere trabajo”.

El escritor explica que, “de alguna, forma el acceso a demasiada información puede llegar a desinformar”: “Creo que en este sentido las pantallas mal utilizadas (son un medio) pueden dar lugar a estos hechos, que no haya pensamiento crítico. La pantalla es muy rápida y la reflexión requiere su tiempo, no se puede pensar a gran velocidad”.

Me parece que la filosofía como saber, porque no es ciencia, se ha preocupado siempre de hacerse preguntas”, prosigue Nomen: “Muchas de las preguntas que se ha hecho la filosofía las ha respondido la ciencia, en cualquier caso la filosofía como saber, tiene preocupación por cuestionárselo todo. Eso en el sistema educativo lo hemos perdido, y hemos trabajado mucho más las respuestas que las preguntas, y la pregunta es la que mueve el pensamiento crítico”.

Es la pregunta lo que mueve a que nosotros queramos encontrar esa respuesta”, explica el profesor, quien añade que “otro elemento fascinante es que esta pregunta llevará a la reflexión y, si consigues crear un diálogo entre más gente, puedes encontrar respuestas diferentes. Ahí está muy bien que el profesor pueda dar cuenta a los alumnos de la fortaleza que tienen determinados argumentos y de la debilidad de otros, y eso es lo que mueve el pensamiento crítico”.

ESCUCHA LA ENTREVISTA A JORDI NOMEN EN 'FIN DE SEMANA COPE'

Por desgracia, “hoy en día caemos en castigar mucho a la persona y muy poco al argumento” aclara Nomen: “En los debates públicos se descalifica a la persona y no se habla de aquel argumento que está convocando la persona, ni se la escucha. La filosofía también promueve una escucha atenta y especial. Para mí no es una discusión de café, que está muy bien, requiere una atención muy profunda porque implica entender lo que el otro está comentando, aceptarlo, empatizar, y a partir de ahí, analizar el argumento, y eso es buenísmio para la diversidad y la democracia”.

Preguntado por una experiencia personal que haya visto en sus alumnos, Jordi relata: “Pasó el otro día con un muchacho en 5º de Primaria, 10 años. Les contamos una pequeña historia y les pedimos que nos dijeran de qué iba. Y él dijo 'está claro, esto va de identidad'. En boca de un crío de 10 años esto es sorprendente. Le pregunté qué era para él la identidad, y me dijo 'lo que nos hace únicos', con lo cual eso suscitó una nueva pregunta, 'qué nos hace únicos', y ahí subieron 25 manos para opinar

¿La filosofía puede ayudar a encontrar la felicidad?, pregunta Cristina a Jordi Nomen, quien responde que, “primero, aclaremos qué es la felicidad: ¿la plenitud total y permanente? Eso no existe en el ámbito humano. Descartando eso, quizás nos quedemos con la alegría. No sé si la filosofía da la alegría, no creo que sea su objetivo fundamental, creo que da libertad, y eso me parece muy interesante. Ciertamente, cuando uno llega a un proceso de comprensión, da alegría, una chispa y que dura lo que dura, y que a partir de ahí hay que saborearla muy bien porque el ser humano también es frágil y dado a la tristeza”.

Quizás no han dado una idea equivocada cuando nos han dicho que podemos ser siempre felices, es una falsedad, por tanto quien espere eso se va a encontrar con el fracaso”, concluye el profesor y filósofo.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado