También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SEVILLA

Joaquín Galdós, un novillero puro y emotivo

El novillero peruano Joaquín Galdós, con una oreja y una vuelta al ruedo, ha sido el triunfador de la quinta novillada de abono en la Maestranza de Sevilla.
Joaquín Galdós con la oreja conquistada este domingo en su...
Joaquín Galdós con la oreja conquistada este domingo en su debut en la Real Maestranza de Sevilla. ARJONA

Descubrir la considerable valía de Joaquín Galdós por vía de los soberbios naturales recetados al buen novillo, sexto de Guadaira, revela la calidad de un torero que ratificó lo hecho y dicho en su triunfal tarde de la pasada feria de Osuna. Además de proporcionar una versión fresca, natural y auténtica de una tauromaquia que llega, gusta y se disfruta. A la calidad del utrero se le sumó las bondades de un toreo de exquisita solvencia, sutilmente trazado, de mano baja y muleta arrastra, de sorprendente calidad e hilado todo con un encanto singular.Quieto, a pié juntos, se lo pasó por alto en un prólogo de faena caracterizada, después, por el temple, la mano baja, el trazo largo y el remate de pecho tras la necesaria ligazón. Una faena más de derecha que de izquierda, pese a la selección de la media docena de enormes naturales, de una concepción de pureza y transparencia demostrada y presidida por una contagiosa carga de emotividad. No le entró la espada en un primer intento minimizando el pinchazo un triunfo que debió ser grande.Con lo hecho al tercero, el novillo de su debut, complicado por rebrincado y molesto cabeceo, no acabó de mostrar su concepto. Pese a todo fue una faena demasiado breve, bien trazada, aunque no redonda, de buenos y aislados muletazos faltos de ligazón. Quedando, al final, la sensación de que algo faltó. Tras la estocada paseó el ruedo entre ovaciones.Desparpajo, valor y verdad en el toreo del madrileño. Francisco José Espada toreó a la verónica con naturalidad y elegancia, ritmo y cadencia. Fenomenales verónicas abrochadas con una media de lujo. Fue lo mejor del debutante de Fuenlabrada. Aunque después entendió a la perfección la calidad del noble cuarto en una faena con ambas manos, sentida, profunda, expresiva, muy bien dicha, templada e intensa hasta que agotó sus fuerzas el buen utrero. Una faena importante, serena y elegante que no supo firmar con la espada. Un pinchazo y un espadazo, con el añadido del descabello, le privaron de la justa oreja.Al chico y soso jabonero primero lo dejó sin picar, como a casi todos, a modo de aumentar un empuje que, a la postre, le faltó a mitad del trasteo. A falta de munición mayor, bueno es acordarse de algún que otro extraordinario pase diestro y el despacioso trazo de dos circulares completos. Tras la estocada fue ovacionado.No más de cuatros detalles con ese punto de sofisticación en el trazo resumieron el conjunto de la pobre e insegura actuación de José Ruiz Muñoz. Bien es verdad que no gozó de utreros con calidad. Ni el insignificante, por chico, segundo, sin casta ni fuerzas, ni el rajado y finalmente parado quinto, le ayudaron a mostrar sus delicadas formas caracterizadas por la naturalidad de su toreo. No obstante, dejó la extraña sensación de vencido. Como si se le hubiese desinflado la ilusión. Incluso con el capote le superó Galdós por chicuelinas quitando al segundo novillo. Escasos detalles con su primero, y sin alma en los intentos de sacar muletazos al quinto. Pinchó al segundo y finiquitó al quinto de estocada.

FICHA DEL FESTEJO

Sevilla, domingo 7 de junio de 2015. 19ª de abono. Un tercio de plaza

Novillos de Guadaira, desiguales de presencia y juego. Mejores el noble cuarto y el encastado sexto.

Francisco José Espada, ovación y ovación.

José Ruiz Muñoz, silencio y silencio.

Joaquín Galdós, vuelta al ruedo y oreja.