También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Ávila

Jiménez se lo guisa y se lo come con Talavante

César Jiménez y Alejandro Talavante salieron a hombros este domingo de la plaza de toros de Ávila tras cortar cada uno tres orejas ante un descastado encierro de La Palmosilla. Enrique Ponce cortó una oreja y se le fue otra con los aceros en el cuarto.
César Jiménez y Alejandro Talavante en su salida a hombros...
César Jiménez y Alejandro Talavante en su salida a hombros en Ávila. S.N.

Volvió el público al coso abulense con una buena entrada. El trabajo de promoción dio sus frutos y eso se notó en los tendidos. Un tanto que se apuntó César Jiménez como empresario y otro a la finalización del festejo, en el que salió a hombros junto a un entonado Alejandro Talavante. Y eso, que la corrida de La Palmosilla, sin contenido ni continente, fue un gran lastre para los tres actuantes.Muy pobre de cabeza y casta resultó el primero de La Palmosilla. Toro suavón que eso si, permitió a Ponce estar muy a gusto con él. Faena larga, afanosa, en donde lo que más molestó al valenciano no fue su oponente si no el viento. La estocada se fue caída pero la oreja fue solicitada y concedida para Ponce.Más poso tuvo la faena de Enrique Ponce al cuarto.  Un toro que no se definió en los primeros tercios y que llegó a la muleta del valenciano sin clase. Faena larga, paciente del valenciano, que tuvo además que sobreponerse también al viento. Ya en el último tramo del trasteo, más cerrado en tablas y en la zona de toriles, la paciencia tuvo su fruto y Ponce pudo robar un par de tandas a derechas de mérito. Pinchó antes de la estocada y como el toro tardó en caer, Ponce tuvo que utilizar el descabello. Lo atronó al segundo intento y ahí se esfumó la posibilidad de la oreja.  El segundo, abrochadito de cuerna, fue un caramelo hasta que el fuelle le duró. Nobleza y dulzura en un pitón derecho que aprovechó César Jiménez para hilvanar los mejores compases de su faena. Temple y ritmo. A izquierdas el toro se apagó y con ello el trasteo. La estocada, fulminante, ayudó a la concesión de otro amable trofeo.Con hechuras de vaca vieja avileña salió en quinto. Toro se movió pero que nunca humilló y al que César Jiménez planteó una faena de largo metraje, aprovechando la movilidad del animal aunque sin profundizar. Lo mejor, la estocada con la que tumbó al de La Palmosilla. Perfecta de ejecución y colocación, lo que hizo desbocarse el triunfalismo para la concesión del doble trofeo.Hasta el ecuador de la corrida, los mejores momentos del festejo los firmó Alejandro Talavante con el apagado tercero. El extremeño se gustó toreando a la verónica y en un posterior quite por tafalleras. Inició la faena por estatuarios y después dejó un par de tandas de rotundo trazo por el pitón derecho. Encaje y ajuste en Talavante, que vio como el animal de La Palmosilla se apagaba como una vela. Salió volteado de la estocada sin consecuencias y se premió su labor con una oreja.Volvió a dejar patente Talavante en el último del festejo que está empeñado en hacer todo con pureza. Sin embargo, necesita más toro para que aquello tenga además emoción. Porque el insulso y vulgar sexto apenas si dejo estar al extremeño afanoso en los cites y embroques, más reunidos que los de sus compañeros de terna. Aunque el toro no puso nada de su parte. Pero como la espada viajó certera al primer intento, Talavante también cortó un dadivoso doble trofeo que le aupó en la salida a hombros. FICHA DEL FESTEJO Ávila, domingo 15 de junio de 2014. Tres cuartos de plaza. Toros de La Palmosilla, terciados, pobres de cara, algunos sospechosos de pitones. De juego descastado y soso. Se dejaron algo más 1º y 2º, pero duraron poco. Enrique Ponce, oreja y saludos tras aviso. César Jiménez, oreja y dos orejas. Alejandro Talavante, oreja y dos orejas.

Lo más visto