También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Mario Aguilar, oreja

Un inspirado Alejandro Talavante sale a hombros junto a Saldívar en Moroleón

Se cerró este miércoles la Feria de Moroleón (Méx) con un festejo en el que el diestro español Alejandro Talavante destapó el frasco de las esencias para cuajar una faena variada, con sentimiento y sello propio frente a un muy buen ejemplar de Barralva, al que cortó las dos orejas. También salió a hombros Arturo Saldívar.

Moroleón (México), miércoles 16 de enero de 2013. 2ª de Feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Barralva, bien presentados, de buen juego en general a excepción del lidiado en quinto lugar que fue manso. Destacó el lidiado en cuarto lugar que fue de arrastre lento.Alejandro Talavante, palmas y dos orejas. Mario Aguilar, ovación y oreja. Arturo Saldívar, dos orejas y silencio.

     

El diestro extremeño Alejandro Talavante regresó al coso de Moroleón un año después de que había conquistado a esta afición tras cortarle las orejas y el rabo al toro llamado “Rompete ya “ con el hierro de Barralva. La tarde de hoy vino la segunda parte en el mismo coso, con la misma ganadería y “Rómpete ya II” que resulto un ejemplar extraordinario. Talavante inició inesperadamente sorprendió con verónicas templadas de rodillas que de inmediato llamaron la atención del público, vinieron verónicas, después chicuelitas y una revolera de cartel que levanto a la gente de sus asientos. El de Barralva cumplió en el caballo y de nuevo Talavante sorprendió con un quite podría decirse que por zapopinas pero con un temple y un sello muy propio de Talavante que gusto mucho a los ahí presentes. Tomo la muleta cerca de los medios para iniciar su labor por estatuarios sin moverse, vinieron otras tandas por ambos lados en donde disfruto la gente y el torero que transmitió su pasión y gozo ante este buen ejemplar en cada movimiento desde enganchar al toro, llevarlo con temple y de nuevo esa creatividad y esos pases inesperados hicieron de esta una obra de arte. Vinieron arrucinas, cambios por la espalda en el mismo sitio y al fina, emocionantes bernardinas que emocionaron a los ahí presentes, lamentablemente vino una media estocada y el toro tardo en caer perdiendo así el rabo que quedo en dos muy merecidas orejas y la entrega de la afición.  

El primero de Talavante fue un toro incierto de salida, dos verónicas y una media para iniciar con la capa. El toro cumplió en el peto y vino un quite por chicuelitas con un remate muy torero. Brindó al respetable, para iniciar su labor muleteril en tablas, metiendo al astado al engaño. El de Barralva tenía calidad por el derecho y fue el que aprovecho Talavante para cuajarle varias tandas con temple y largueza, molinetes, el de pecho y al final ajustadas manoletinas, desafortunadamente fallo con la espada en varias ocasiones perdiendo así las orejas. Palmas.

El torero de Aguascalientes Mario Aguilar, tuvo una muy buena actuación en el coso de Moroleón, con su primero estuvo cumbre a la verónica, quito por emocionantes tafalleras , brindo al presidente municipal de Moroleón y tomo la muleta para cuajar una faena inteligente, mostrando sitio pero también esa clase para correr la mano, al final bernardinas y  una estocada un tanto desprendida para ser ovacionado.

Con el segundo de su lote, un toro bueno de Barralva, una ves más Mario mostró el buen momento por el que pasa estando a la altura del compromiso, corriendo la mano con temple y arte, pero también sometiendo a su oponente que fue exigente, al final le cuajo la faena y dejo la espada en buen sitio para obtener una oreja bien merecida.

El primer toro de Saldívar salio al ruedo en segundo turno y no en el tercero como le correspondía, así que sin pensarlo tomo el capote y saludo con verónicas. Después de una buena suerte de varas, vino un quite por chicuelinas. Brindo al respetable para iniciar su labor muleteril  en lo que fue una faena de poder, raza y valor, muletazos con profundidad y temple, pero el toro fue perdiendo recorrido, así que a base de valor y de jugarse la vida poniendo el cuerpo de por medio, el toro hizo por el torero  empalándolo y como consecuencia una herida en el escroto. Sin mirarse la ropa con personalidad y valor se puso de nuevo en el sitio Saldívar para culminar la faena ante la emoción del respetable, al final una estocada un tanto trasera fue suficiente para que cayera el de Barralva y ante la fuerte petición del público se le otorgaron dos apéndices al de Teocaltiche.

Con el segundo de su lote, que fue un toro manso y peligroso, Saldívar puso todo de su parte pero no tuvo respuesta de su oponente, abrevio y tomo la espada siendo silenciado y de inmediato se fue a los servicios médicos para ser atendido, por lo que no pudo compartir la puerta grande con Talavante.