También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Infamia en Durango

El acto que este fin de semana han protagonizado los presos de ETA, recientemente excarcelados por la sentencia de Estrasburgo sobre la doctrina Parot,  ha sido una auténtica infamia. El juez Pedraz, al permitir que se celebrara una rueda de prensa sin preguntas en Durango, ha consentido que la vieja guardia de la banda terrorista, ahora en libertad, reivindicara su pasado.No han pedido perdón. Y han reclamado tres cosas: que se les rinda homenaje por su pasado, que haya una amnistía  y que se conceda el derecho a la independencia. El pasado de los que el sábado se reunieron en Durango suma más de 300 muertos. Los viejos de ETA parecen que no se han enterado: la banda ha sido derrotada por el Estado de Derecho. Su salida a la calle se debe a una cierta interpretación del pronunciamiento de Estrasburgo. Como ha señalado la defensora del pueblo Soledad Becerrill se podían haber hecho otras interpretaciones.No se han enterado de que no están en condiciones de reclamar nada, no hay  nada de eso que ellos llaman conflicto. ETA y la izquierda abertzale han cometido un gravísimo error. La sociedad española está dispuesta a perdonar si se le pide perdón o si, por lo menos, los terroristas y su entorno son discretos. Pero reivindicar el pasado es más de lo que cualquiera puede tolerar.Los jueces y la fiscalía deberían ser conscientes de que lo del sábado fue otra forma de enaltecimiento del terrorismo. El Gobierno, que calificó el acto como un aquelarre, debe ser contundente. La Policía ya avisó de que se trataba de una iniciativa de ETA. Hay pues que actuar en consecuencia. Hay que evitar que la banda construya una narrativa de la victoria.

Lo más visto