También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 30ª de San Isidro

La ineficacia que marca la distinción

Sólo dos ovaciones a Moura Caetano y Joao Moura, hijo, fue el pobre balance del festejo de seis rejoneadores celebrado este sábado en Las Ventas, el último de esta modalidad de la Feria de San Isidro.
Joao Moura hijo clavando una banderilla corta este sábado en...
Joao Moura hijo clavando una banderilla corta este sábado en Madrid. LAS-VENTAS.COM

Una de las virtudes que suelen diferenciar a una figura del rejoneo de un modesto es la eficacia al usar el rejón de muerte, pieza clave para la obtención de triunfos más o menos rotundos.La doma, la calidad de la cuadra, el dominio y variedad de las suertes y el valor, el nivel de exposición con las monturas, también cuentan, pero el público de este tipo de espectáculos suele vibrar siempre, indistintamente si se está mejor o peor, pero sólo sacan los pañuelos si matan a la primera.Martín Burgos sorteó un toro noble y con movilidad, con el que llevó a cabo una labor tan variada como desigual. Dos rejones de castigo con "Dinis" y "Tepeji", dieron paso a dos pares por los adentros sobre "Bolero".Cuando al faena empezaba a calentar con un "violín" al quiebro con "Uruguay", un fallo a la hora de intentar clavar otra farpa de igual guisa bajó la intensidad, tanto que ni un par a dos manos sobre "Sol" consiguieron levantar su actuación, que acabó diluyéndose al dejarse tropezar las monturas en dos cortas finales, y, sobre todo, por fallar al matar.Rui Fernandes estuvo correcto con un toro que se desplazó aunque con tendencia a salir distraído. No acertó el jinete luso a clavar su primera banderilla, pasando en falso, aunque ese fue el único lunar de su actuación, ya que lo que vino después tuvo notable enjundia.Lo mejor llegó montando a "Único", en los balanceos de los cites, la precisión clavando y las piruetas en la cara para salir de la suerte. Tres rosas pusieron fin a una labor malograda a última hora con el rejón de muerte.Mariano Rojo firmó una actuación sobria y sin concesiones ante un astado también noble y de buen son. Un sólo rejón de castigo sobre "Requinto" y dos quiebros con "Goya" empezaron a subir la temperatura de la faena, que contó con pasajes más que notables sobre "Góngora", clavando de frente e interpretando la suerte del "teléfono".Finalizó labor con dos cortas montando a "Azorín", aunque, como sus compañeros anteriores, no estuvo acertado en la suerte suprema.Moura Caetano fue ovacionado al lograr imponerse a un toro que, pese a su calidad, evidenció pocas fuerzas, lo que le hizo derrumbarse durante el tercio de banderillas.El portugués acertó a tocarle las teclas exponiendo mucho y llegándole mucho a la cara para clavar banderillas al quiebro sobre "Temperamento" y "Xispa", caballos con los que protagonizó los mejores momentos de su labor. Una rueda de tres cortas pusieron colofón a una actuación que bien pudo haber sido premiada con una oreja si llega a matar de forma más contundente.Joao Moura, hijo, brilló también con su antagonista, otro buen toro con el que anduvo sobrado de facultades, muy templado, gustando en los cites de plaza a plaza y en los ajustados quiebros con "Xeque Mate". Labor limpia y de buen argumento también con Perera. Pero, como los compañeros anteriores, no estuvo fino al matar y perdió el más que posible trofeo.Cerró festejo el cuarto portugués del cartel, Francisco Palha, que se sobrepuso de un tremendo porrazo al perder pie montando a "Ordóñez" para cuajar una vibrante actuación a lomos de "Disparate", caballo de la cuadra de Diego Ventura, con el que ejecutó quiebros y batidas de notable interpretación. Y para seguir con la tónica de los compañeros, falló con el rejón de muerte. FICHA DEL FESTEJO Madrid, sábado 7 de junio de 2014. 30ª de Feria. Dos tercios de plaza. Toros de María Guiomar Cortés de Moura, reglamentariamente despuntados, hondos y de buen juego en conjunto. Martín Burgos, silencio tras aviso. Rui Fernándes, silencio tras aviso. Mariano Rojo, silencio. Moura Caetano, ovación. Joao Moura hijo, ovación. Francisco Palha, silencio tras aviso.

Lo más visto