También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Inconcebible e irresponsable huida hacia delante

Pedro Sánchez parece empeñado en dar razón al lema de cualquier pesimista: toda situación, por mala que sea, puede empeorar. Después de los malos resultados que el PSOE ha cosechado en las dos últimas elecciones generales y del duro varapalo de las elecciones gallegas y vascas de este fin de semana, el secretario general del PSOE se empeña en protagonizar una irresponsable huida hacia adelante. Sánchez no quiere facilitar el único Gobierno razonable en este momento ni quiere reconocer que su estrategia le ha pasado factura. Tiene la intención de convocar unas primarias que nadie ha pedido, antes de que acabe octubre, y un congreso en diciembre. Dinamita así la posibilidad de una investidura, toma como rehén a su partido y deja a España sin Gobierno. La democracia directa suele ser la solución menos democrática porque siempre plantea cuestiones previamente mediatizadas e instrumentalizadas por los líderes. El PSOE se juega el papel que ha tenido desde el comienzo de la democracia: el papel de partido de Gobierno que, en alternancia con las formaciones de centro-derecha, vertebra políticas constitucionales, realistas y eficaces. Todo eso puede saltar por los aires. El liderazgo de la izquierda puede ser asumido por Podemos. La formación de Pablo Iglesias, a pesar de haber perdido terreno y de su división interna, ha visto en la crisis del PSOE una gran oportunidad. Buena parte del antiguo voto socialista en próximos comicios puede dividirse entre la nueva izquierda y el nuevo centro.

Lo más visto