También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 5ª Feria de Abril

La importancia la tiene el toro

Manuel Escribano ha dado una vuelta al ruedo tras realizar lo más destacado con el primero de sus toros. Toros de Jandilla y Vistahermosa  nobles aunque sin fondo. Sebastián Castella e Iván Fandiño han sido silenciados en sus respectivos lotes. 
Manuel Escribano se fue a recibir a sus dos toros...

De 

En principio hay que decir que no hubo toros para la emoción del toreo. La calidad de las embestidas sin fondo es un camelo para el toreo de hoy. Los jandillas de Borja Domecq, pese al simulacro de la suerte de varas, no aguantaron no más que media docena de muletazos en cada inicio de faena, después lo anodino prevaleció en una tarde de escasos y emotivos momentos. Una pesadez, oiga.  La importancia en la corrida la tiene el toro, y si éste, como tal, no existe, el espectáculo se convierte en insoportable.No obstante, si hubo quien  ejecutó el toreo con vigor y sensibilidad. Maravilló la naturalidad de su lento capote. Y su toreo de mano izquierda. Con el natural puso de relieve su sentido del temple, la pureza del trazo, la belleza de las formas. La obligada ligazón. Fueron esos enormes naturales al noble y cansino segundo toro de Jandilla donde Manuel Escribano alcanzó el más importante momento de su completa, por entrega, tarde. Su toreo, ejecutado con vigor y sensibilidad, empieza a tener un lugar destacado en la tauromaquia actual. El resultado en muchas tardes, y en la de hoy también, es notable, aunque para hacerlo magnífico requiere la colaboración  de un toro encastado con el empuje suficiente para transmitir emoción. Y hoy no lo tuvo. De todas formas el efecto final posiblemente no estuvo a la altura de lo mostrado.Porque el sevillano de Gerena se fue, por dos veces,  a portagayola. Toreó a la verónica de primor, dos verónicas y la media al quinto llegaron a la excelencia por ritmo, cadencia e infinita lentitud. Expuso valor desmedido y verdad en banderillas y, sobre todo, combinó la esencia con la sencillez del natural en la interesante faena al  primero de sus toros. Mató de estocada, le pidieron la oreja, y el palco la negó.Al quinto lo dejó sin picar. Dos encontronazos en el peto y palo en alto. Pues ni por esas. El noble jandilla andaba hacia la tela como alma en pena. Aprovechó sin espacio de tiempo las primeras embestidas para trazar templados muletazos diestros. Y hasta consiguió naturales lentísimos a unas embestidas sosas y carentes de emoción. Faena imposible de conexión con los tendidos  pese a combinar la esencia con la sencillez de un toreo que trae la promesa de lo que viene ha de ser mejor. Tras la estocada saludó la ovación.Sebastián Castella tuvo en el primero un noble toro con el que protagonizó una faena trazada con suavidad, ausente de ligazón y de escaso contenido. Por un lado, salvo alguna excepción, las embestidas no tuvieron  márgenes para el lucimiento. Por otro lado, la definición expresiva del torero francés fue a menudo engañosa. Finiquitó con brevedad. Al cuarto, igual de noble y con escaso fondo, anduvo ajustado en los muletazos de inicio, para desgranar después un trasteo de aislados pases, de perfecto trazo al natural y buenos remates, pero sin la emotividad necesaria para calar en el público. Y tras la estocada el silencio. Tampoco Iván Fandiño pudo sacar nada extraordinario de sus dos toros. El tercero malo y complicado, y el sexto desfondado desde el inicio de la lidia.  El vizcaíno anduvo zigzagueando en dos faenas donde expuso cualidades, que no calidades, sin conseguir conectar con la gente. La nobleza con la falta de casta no casan, y con toros así  es imposible darle seriedad y emotividad al toreo pese a ponerse a donde hay que ponerse. Con ambos anduvo certero con la espada. FICHA DEL FESTEJO Sevilla, lunes 5 de mayo de 2014. 5ª de Feria. Más de media plaza. Tres toros de Jandilla (2º, 4º y 6º) y tres de Vegahermosa (1º, 3º y 5º), de excelente presentación por su buena, seria y fina hechura. Corrida de juego dispar, con dos toros bravos y con clase, dos deslucidos y otros dos de poco fondo. Sebastián Castella, silencio y silencio tras aviso. Manuel Escribano, vuelta al ruedo tras petición y ovación. Iván Fandiño, silencio y silencio tras aviso.

Lo más visto