También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 16/06/2013

La Iglesia, bastión frente a la cultura de la muerte

Roma acoge este fin de semana uno de los encuentros centrales del Año de la Fe. Se trata de la Jornada Evangelium Vitae, que recibe su nombre de la célebre encíclica de Juan Pablo II sobre el valor y el carácter inviolable de la vida humana. En aquel documento, el Papa Wojtyla acuñaba la expresión «cultura de la muerte»: esa cultura que quiere hacer pasar el aborto o la eliminación de ancianos como un derecho y un gran progreso social. La Iglesia es el gran bastión contra esas corrientes que relativizan el valor de la vida. Su liderazgo se explica por su testimonio del valor de la vida y su sólido magisterio doctrinal, pero ésta es una lucha que libra junto a las principales religiones del mundo y de la mano también de muchos no creyentes. El Juramento de Hipócrates data del siglo V A.C. y el derecho a la vida desde la concepción es un pilar básico de cualquier sociedad que se quiera llamar civilizada. Lo específico del creyente es la convicción de que la vida es un don de Dios, que nos ha creado a su misma imagen y semejanza. Esa certeza mueve a millones de cristianos a promover la cultura de la vida asistiendo a las mujeres embarazadas con problemas o ayudando a las que han abortado a sanar sus heridas. En otros momentos de la Historia la Iglesia destacó por su labor en la promoción de la mujer o por el acceso universal a la educación. A comienzos del siglo XXI, la defensa de la vida es, sin duda, uno de los rasgos que mejor definen su misión profética en el mundo.

Lo más visto